viernes, 25 de diciembre de 2015

Detrás de la noticia:cambio de decoraciones

(Me entrevista Eva Golinger. A partir del minuto 6).

En las elecciones generales de España hubo una considerable fragmentación del voto, por lo que se puso fin al bipartidismo y abre las puertas a un panorama político imprevisible. Dilma Rousseff, además de la fuerte recesión económica de su país, tiene que afrontar el juicio político para destituirla. Están a la vista los cambios en Mercosur con Mauricio Macri como presidente argentino.


jueves, 24 de diciembre de 2015

Ingobernables


24/12/15 · 0:48
ImprimirEnviar por e-mailVersión PDF+A+A     
Leo en el periódico que hoy somos ingobernables. Ya era hora, la verdad. Qué ilusión. Tantos gobiernos y tantos recortes, tanta precariedad y tanto hastío nos habían llevado a un lugar de no retorno. El problema es –sigo leyendo en el periódico– que no sabemos qué pasará en los próximos meses. Porque no somos ingobernables porque no vayamos todos los días al trabajo o discutamos al patrón, ni porque hayamos decidido no obedecer, sino porque hemos votado fragmentado, incoherente. No hemos votado lo que debíamos, lo analice quien lo analice.
Recortadores, 'ruizes', héroes de la 'nueva política', tipos de tres duchas diarias,patriotas de varias patrias, van a tener que ponerse de acuerdo. Es cierto que es un cambio. Aunque, ya lo hemos dicho, no sabemos a dónde nos lleva. Entre otras cosas porque, desde siempre, a nuestro pueblo nos llevan, nunca vamos. A una gran coalición del bipartidismo , a la madre de todos los pactos alrededor del PSOE o a repetir las elecciones.
Somos ingobernables no porque hayamos decidido no obedecer, sino porque no hemos votado lo que debíamos
El caso es que, como espectadores, nos vamos a divertir. Vamos a ser ingobernables sentados en el sofá, que siempre es una ventaja. En Málaga más del 30% de la población vive en condiciones de empobrecimiento. Superan las 167.000 personas. Cerca de 60.000 hogares no pueden hacer frente a las facturas de suministros básicos. Lo denuncia la campaña Vivir Dignamente en Málaga, organizada por la Oficina de Denuncia y Derechos Sociales Kontrapunto.
El joven madrileño Alfon sigue en prisión por su participación en una Huelga General. Decenas, sino centenares, de trabajadores de los que tomaron las calles hace poco, para tratar de parar los desahucios y los recortes, han sufrido en sus carnes una represión desmedida, injusta y, en algunos casos, claramente antijurídica.
¿Hablarán de todo eso sus señorías al pueblo ingobernable? ¿O, más bien, ocultarán el desfile de los egos y las ansias del sillón, los problemas sociales de fondo? No olvidemos que el bipartidismo puede alimentar agazapado unos meses de tragicomedia para volver a ser la opción útil de unas nuevas elecciones.
Catalunya, además, es la sombra que también nos acecha. Sin solución para eso no hay solución para nadie. Pero tampoco nadie coincide en la solución para eso: ¿federalismo, quedarnos como estamos, referéndum, independencia? Para que la madre de todos los pactos se produzca se tienen que poner de acuerdo en esto. Y ese también es un asunto ingobernable.
¿Ocultarán el desfile de los egos y las ansias del sillón, los problemas sociales de fondo?
Ese es la medida exacta del final del glorioso “año de la recuperación”: devenimos ingobernables, pero sin acritud, sin malos modos. Vamos a tener circo para rato. Ya veremos qué pasa cuando la Comisión Europea se ponga a dar órdenes en serio y enseñe el objetivo de déficit y el plan de ajuste asociado. Entonces veremos quienes son, en ese parlamento ingobernable, obedientes, y quienes no.
Pero el caso es que a mí me hace ilusión eso de ser ingobernable. Aunque sólo sea una manera de hablar. Podríamos acostumbrarnos. Podríamos dedicarnos, en serio, a ello. Podríamos construir, en la realidad cotidiana, en los centros de trabajo, en las calles, un espacio ingobernable. Sin acritud, si queréis, pero ingobernable. Un espacio para un pueblo fuerte que se gobierne a sí mismo.
Tenemos culebrón político para rato. Veámoslo con benevolencia y sentido del humor, pero organizando en serio el futuro. La hora de los cambios reales ha de empezar por la construcción popular, y eso no se juega en el parlamento, sino en la vida real. Las cosas están cambiando, y ser ingobernables en algún sentido siempre es un buen precedente.
“Todo es caos bajo el cielo, la situación es inmejorable”, siempre y cuando el pueblo se ponga a prepararse y organizarse en serio.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Los programas económicos de los partidos - Economía Directa 18-12-2015

Hoy hablamos de los programas económicos de los partidos para las elecciones generales del 20d, la subida de tipos
 de la Reserva Federal, la falta de liquidez de varios fondos de alta rentabilidad -especialmente los asociados al fracking 
en Estados Unidos- y las primeras medidas económicas del Gobierno de Macri en Argentina. Con José Luís Carretero
 y Alejandro Inurrieta. Conduce Juan Carlos Barba.

Entrevista en FM La Boca.

Entrevista a José Luis Carretero del Instituto de Ciencias económicas y de la Autogestión
"Tras el 20D habrá que plantearse cómo reemerger los movimientos populares, pues sin ellos las estructuras reales de poder quedan a mitad de camino"



M.H.: En comunicación con José Luis Carretero desde Madrid. ¿Cuál es tu análisis respecto de las próximas elecciones en tu país el domingo que viene?
J.L.C.: Algo está cambiando y algo va a cambiar después del domingo 20 de diciembre cuando se lleven a cabo las elecciones. Se basa en el fin de una situación de bipartidismo absoluto entre el Partido Socialista (PSOE) y el Partido Popular (PP), con un gobierno con mayoría absoluta del Partido Popular, a un Parlamento mucho más fragmentado, con fuerzas emergentes por parte de la derecha de Ciudadanos y de lo que podríamos llamar la izquierda, aunque ellos eviten esta definición, de Podemos. Lo que marca es un cambio social que se ha producido al hilo del inicio de las movilizaciones del 15 de mayo de 2011 (15M) y que ha arrastrado consigo una transformación en el imaginario político de la sociedad, aunque se ha detenido también en un momento en el que no es lo suficientemente fuerte como para provocar un cambio real en el sentido de las estructuras reales de poder.
M.H.: La gran prensa de Argentina, por ejemplo Clarín, señala un repunte del primer ministro Rajoy que estaría en estos momentos encabezando las encuestas y daría a las otras tres organizaciones, el Partido Socialista, Ciudadanos y Podemos en una suerte de empate en cuanto a que hay pocas diferencias entre ellos.
J.L.C.: En principio la visión es esa, habría que ver también qué ha sucedido después del domingo pasado cuando se cerró el plazo legal para realizar encuestas, posteriormente lo que sucede es el debate televisivo entre Rajoy y el jefe de la oposición, Pedro Sánchez, representante del Partido Socialista, donde la verdad es que Rajoy salió muy mal parado.
M.H.: Qué raro porque es buen polemista.
J.L.C.: Sí, pero en el marco de lo que ha sido la política española durante los últimos treinta años, donde no se podían tocar temas sensibles. No estaba preparado para que le sacaran temas que se salen del consenso o para que se plantearan temas que se planteaban como acordados hace 30 años.
M.H.: ¿Cuáles serían esos temas?
J.L.C.: Lo esencial del ataque de Pedro Sánchez contra Rajoy estuvo centrado en el tema de la corrupción, lo llamó indecente, dijo que no tenía la decencia suficiente para ser Presidente y le fue sacando otros temas como la reforma laboral, que son problemáticos y que enganchan con las movilizaciones sociales que se han producido en los últimos años. No es que Pedro Sánchez realmente represente esas movilizaciones, todo el mundo sabe que no lo hace, pero aprovechó la ocasión para decirle a Rajoy un par de verdades que le hubiera gustado decir a cualquiera de los ciudadanos del país.
M.H.: En Argentina, cuando asumió el nuevo presidente Mauricio Macri, el enviado oficial de España fue el ex rey Juan Carlos. ¿Cuál es el punto de vista del pueblo español respecto de este personaje?
J.L.C.: El rey Juan Carlos acabó muy desacreditado en el último tiempo de su reinado, eso provocó su abdicación al trono. Lo que pasa es que ahora tenemos una España que implica un proceso de limpieza de la monarquía por parte del actual rey Felipe VI, que se asemeja al de la transición española que se hizo en los ´70. Va a haber alguna reforma constitucional, quizás no un proceso constituyente con todas las letras, pero sí alguna reforma aunque sea mínima de la Constitución, va a haber un lavado de cara de la imagen de la monarquía para presentarla ante la sociedad y está habiendo una serie de cambios muy rápidos, tanto hacia la izquierda como hacia la derecha. Se están dando una serie de cambios sociales que implican cosas tan contradictorias como que el tema de los desahucios (desalojos) se haya convertido en algo de lo que hablan los medios a todas horas o que en el otro extremo el estamento militar aparezca cada vez más en el marco de los medios y la opinión pública.
M.E.: ¿Cómo se entrecruzan en este marco electoral, con las propuestas de las diversas variantes, el problema de las nacionalidades, sobre todo de los presos políticos vascos y del movimiento por la independencia catalana?
J.L.C.: Son dos temas curiosos, en primer lugar Ciudadanos ha logrado emerger como fuerza política independiente centrándose sobre todo en el tema de la identidad catalana, ha sido una fuerza expresamente españolista, nace en Cataluña como tal, desde una postura que no es la del PP, pero que es más cercana a los sentimientos de lo que puede ser parte de la clase media e incluso de la clase trabajadora catalana, plantea la necesidad de mantener la unión de España.
Sin embargo, Podemos surge de perspectivas que vienen más de la izquierda, la solución que da al tema nacional implica el reconocimiento de la plurinacionalidad de España y, por lo tanto, implica abrir la posibilidad a los catalanes que han expresado en las últimas elecciones, una voluntad muy fuerte de tener otro tipo de enganche con España o incluso afirmar su independencia. Podemos plantea la posibilidad de que los catalanes tengan acceso a realizar un referéndum en el que se hable de la necesidad o no de permanecer en España. Hay que tener presente que esto sucede en un marco de una declaración de independencia previa, por la que los partidos que tienen la mayoría absoluta en el Parlamento catalán, han afirmado el inicio de un proceso que llevaría a la independencia de Cataluña en unos años.
M.E.: Te consultaba también por la situación de los presos políticos vascos, porque es un tema permanente pendiente y que las políticas tanto del PP como del PSOE han sido muy de derecha al respecto y desde aquí y a la distancia tengo serias dudas en que alguna de estas variantes exprese algún tipo de política radicalmente diferente.
J.L.C.: Exactamente, el problema fundamental con los presos vascos es que en este momento no forma parte de los temas a debatir en el marco de la campaña electoral. Quizás fuerzas nacionalistas específicas, como el movimiento de izquierda vasco plantea algún tipo de solución para estos presos, pero lo cierto es que en la actualidad ninguna de las cuatro fuerzas tanto las del bipartidismo como las emergentes plantean eso como una problemática realmente a resolver.
Creo que lo que está sucediendo es que desde la base de la idea de que se derrotó militarmente a ETA y que el desarme de esa organización es absolutamente irreversible, se está dejando morir un poco el tema. Hay que tener presente que el tema de la liberación de Arnaldo Otegi va a ser en breve y eso probablemente haga de revulsivo y plantee a nivel de actualidad nuevamente qué es lo que está pasando en el País Vasco con el proceso de pacificación, de negociación que se pudo abrir allí y si eso va a alguna parte o se ha dejado en una vía muerta que es lo que realmente ha pasado.
M.H.: ¿Algo más que quieras agregar?
J.L.C.: Simplemente decir que todo esto nace de una serie de transformaciones de la emergencia de una serie de movimientos sociales que en este momento están muy alicaídos. El tema electoral ha succionado la potencia, la fuerza y la energía de los movimientos populares y probablemente después del 20D habrá que plantearse cómo hacerlos reemerger porque sin esa potencia de los movimientos populares el cambio acaba quedando siempre a medias.

Este verano, en los locales de FM La Boca, junto a Mario Hernández

domingo, 13 de diciembre de 2015

Ante las elecciones: volver al pueblo

                (Publicado en el número 36 bis de la revista Trasversales: http://www.trasversales.net/36bis.pdf )

                El 20 de diciembre se celebran las elecciones generales. Las distintas fuerzas políticas aceran su propaganda, exponen a sus líderes en prime time, tratan de convencer a los indecisos, hacen gestos públicos intempestivos…
                Lo siento, y me gustaría equivocarme, pero nada parece que vaya a cambiar demasiado. Un Parlamento mucho más fragmentado. Fuerzas emergentes que, desde distintas perspectivas, buscan un hueco en la representación de la representación, en el teatro de los gestos homologados, en el ojo del huracán mediático que, sin embargo, se encuentra, en la realidad de este siglo pleno de bifurcaciones, bien lejos del poder real, que se juega en otro sitio.
                El movimiento popular ha intentado el asalto institucional de una manera específica. Vamos a ver el resultado. Podría haberse hecho de otro modo, es cierto, pero muchos de los que ahora lo dicen abandonaron sus prácticas y proyectos previos porque “este era el único camino”, al hilo de la brutal explosión mediática de las europeas. Veremos si se apoya al social-liberalismo o se practica la oposición. Veremos  que sucede. Se anuncia una mayor inestabilidad.
                Algunos creemos que el problema está en otro sitio. No en la astucia maquiavélica, ni en el significante vacío peronista, ni en la competencia del community manager. Ni siquiera en las apelaciones a la democracia o a las multitudes en red, el enjambre comunicativo, o a la base del partido, si la base sigue siéndolo de un partido jerárquico y sigue siendo base.
                La única opción hubiese sido encabalgarse en un proceso de movilización denso y profundo. La gente en las calles y las conversaciones enteramente transformadas. La reapropiación de la polis desde la práctica cotidiana delas clases populares. De hecho, lo que estaba sucediendo. Luego volvieron las apelaciones a la normalidad, a que alguien, con buena fe, muy capacitado y muy joven, resolvería nuestro problema.  A que la política es algo que hacen los demás.
                Esa es la cuestión esencial para la trasformación social: lo que no ocurre en las pantallas del televisor, lo que no suceden por delegación, porque nos pasa a nosotros día a día en el trabajo, en las calles, con la familia, en el ámbito personal y colectivo.
                Transformar es cambiar eso: la praxis y el sentido común corrientes. Eso implica un trabajo de educación popular y densificación social que se inició el 15 M y se abandonó después. Los movimientos sociales desfallecen, la clase obrera está autista, las conversaciones han vuelto a girar sobre lo de siempre, ¿alguien cree que en estas circunstancias va a derrumbarse el castillo que oculta y defiende a la oligarquía por una simple astucia muy oportuna?
                Después del 20 de diciembre habrá que empezar a trabajar de nuevo. Volver a la base social abandonada. A la vida económica, cultural, a los barrios y centros de trabajo. La acción política es (o debe ser, si pretende ser revolucionaria) acción pedagógica. Pero hay que entender, también, que una pedagogía de la liberación es una pedagogía de la participación y del diálogo. La clase se dota de su propia autoconciencia en las luchas y en sus debates propios, en las acciones y en los espacios donde comparte sentidos y recursos. La intentona política de la parte ilustrada de la clase media (que siempre se queda en intentona o en desengaño, precisamente por su pusilanimidad e inconsecuencia)  puede basarse en la identificación afectiva con un significante vacío, salvador y carismático; pero el cambio profundo, “de abajo a arriba”, que reclaman las clases subalternas, precisa de un pueblo fuerte y organizado, consciente y productivo, capaz de modificar la realidad sabiendo que lo hace y para qué lo hace. Precisa de un pueblo otro que el que hay, que se autogenere en una espiral de teoría y praxis sobre sí mismo y sus propias luchas.
                Vamos a ver los límites de un nuevo republicanismo populista que no se quiere identificar abiertamente como tal, pero que se dirige una y otra vez a los mismos callejones sin salida de su precedente histórico: cambiar sin asustar a los que mandan es imposible, cambiar sin empoderar a los trabajadores, también.  La alternativa es el cambio social desde abajo, y eso pone en cuestión los consensos más básicos de nuestro mundo político: el Régimen del 78 (que parece que finalmente va a sobrevivir, aunque se le dé una nueva capa de chapa y pintura), pero también el statu quo económico y el equilibrio de clases, justo el límite entre reforma y ruptura que marcó el devenir pantomima de la Transición pactada en los setenta.
                Toca, pues, después del día 20, volver al pueblo y a las calles, aunque algunos sean diputados y, por tanto, muy divinos. Toca reencontrar el sentido de las luchas, la estética de la muchedumbre en acción, las canciones de la resistencia y los aromas del populacho. Toca volver a hablar con la gente, o acostumbrarse al despacho, los que hayan llegado a él, e ir mirando si la puerta gira lo suficiente para estar colocados de por vida. Algunos tendrán que elegir entre arriba y entre abajo.
                Los y las que se finalmente se queden por aquí, tomando cafés y escribiendo cuartillas emborronadas entre  trabajadores de lo público, limpiadores, mujeres del pueblo, activistas y precarios de todo tipo y condición, volverán a lo de siempre: la construcción popular es la única llave del cambio real.

                José Luis Carretero Miramar.









sábado, 12 de diciembre de 2015

La cumbre del clima y las ocurrencias electorales - Economía Directa 11-12-2015

Hoy hablamos sobre la clausura de la Cumbre de París, un cierre que se producirá con unas rebajas muy importantes sobre las previsiones iniciales, y sobre la reunión entre los países del Golfo Pérsico donde discutirán sobre la producción del petróleo y la conflictividad en Oriente Medio. También hablamos sobre qué está detrás de fenómenos como que ciertos bienes salgan más rentables comprados a crédito que pagados al contado y los extremos absurdos que está alcanzando la búsqueda del voto de los mayores entre los partidos tradicionales. Con Alejandro Inurrieta, Jordi Llanos, Nacho Romero y José Luís Carretero. Conduce Juan Carlos Barba.

Charla en Guadalajara

Los próximos 11 y 12 de diciembre el local de CNT acogerá la presentación de la Asamblea Libertaria de Guadalajara con unas Jornadas donde se debatirá sobre las propuestas en materia de organización política y económica que se plantean frente al parlamentarismo y el capitalismo. 

lunes, 30 de noviembre de 2015

Enciclopedia internacional de la Autogestión.

Las Éditions Syllepse, de Francia, acaban de publicar, en colaboración con  la Association Autogestion, una enciclopedia internacional sobre la autogestión en la forma de un libro electrónico en formato PDF de 2368 páginas. Más de 150 autores han participado en esta obra, totalizando más de 300 artículos reagrupados en dos partes: una relatando las experiencias organizadas desde un punto de vista geográfico, y la otra dando cuenta de los debates que atraviesan este movimiento multiforme. Yo me siento enormemente orgulloso de figurar en esta enciclopedia con dos artículos sobre las iniciativas autogestionarias en el Estado Español a raíz del Movimiento 15 M. 
Este fichero PDF puede adquierise al precio de 15 euros en la web de  éditions Syllepse.
Aquí tenéis la introducción y tabla de materias : Introduction + table des matières


Vuelco en Argentina y profundización en Grecia- Economía Directa 24-11-2015

Hoy hablamos sobre el resultado de las elecciones argentinas y la victoria de Mauricio Macri, que supone un cambio de signo en el Gobierno y una derrota del kirchnerismo. También hablamos sobre cómo continua la situación en Grecia a través del ejemplo de la empresa Viomé; sobre la evolución de los mercados de materias primas, en mínimos de hace 16 años, y cómo está afectando a los diferentes países y, por último, sobre las encuestas electorales y cómo conciben cada uno de los partidos políticos las garantías mínimas de subsistencia. Con Nacho Romero, José Luís Carretero y Eduardo Garzón. Conduce Juan Carlos Barba.

martes, 24 de noviembre de 2015

Laboratorios de lo social. Experiencias alternativas y potencialidades críticas

“Laboratorios de lo social. Experiencias alternativas y potencialidades críticas”
Sábado 28 de noviembre de 2015 de 11 a 14 horas en el Centro Cultural La Corrala (C/Carlos Arniches, 3 y 5)
Organiza: Grupo de Antropología y Derechos Humanos del Instituto Madrileño de Antropología
Desde la observación de una gran cantidad de experiencias e iniciativas alternativas ciudadanas que han aparecido en los últimos años, nos planteamos su contextualización en un marco neoliberal de incentivación, apoyo y refuerzo de lo social a través de instituciones públicas, iniciativas privadas o comunitarias.
Esta contextualización nos lleva a preguntarnos sobre los conceptos y perspectivas con las cuales tales experiencias e iniciativas construyen/ elaboran discursos críticos, y a plantearnos, en definitiva, la presencia en ellas de componentes críticos y alternativos, pero también de lenguajes y nociones ideológicas (de la creatividad, la innovación, la conexión-colaboración, la producción de conocimiento, o el emprendimiento) que remiten a algunos de los pilares que sustentan la propia transformación y regulación del sistema capitalista actual.
Como parte de una investigación en curso, el Grupo Temático de Derechos Humanos, propone un conversatorio con personas vinculadas a la militancia y la academia, que han recorrido desde la reflexión estos temas, para detenernos en tres aspectos principales:
a) ¿Qué nuevos sujetos parecen contribuir a formar estas experiencias ciudadanas?
b) ¿En qué formas de gestión (institucional o no) de lo social parecen situarse esas experiencias?
c) ¿Cuáles son las funciones, los límites y el alcance de estas formas?
Invitados:
Luis Enrique Alonso (Universidad Autónoma de Madrid)
José Luis Carretero (ICEA Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión)
Rubén Martínez (IGOB Institut de Govern y Polítiques Públiques, Universidad Autónoma de Barcelona)--



Otro mundo es posible- Voces Alternativas.

Me entrevistan en el programa de radio "Voces Alternativas" de Onda Color (Málaga):

Vivimos en la fase de corrosión terminal del sistema capitalista, próximos al colapso ecológico, en plena crisis civilizatoria, sistemática y multi-dimensional, entrevistamos a Jose Luis Carretero Miramar, miembro del ICEA instituto de ciencias económicas y auto gestión, y desde la perspectiva libertaria, responde a preguntas como ¿es posible y necesario otro mundo? ¿es una utopía o una realidad? ¿que alternativas tenemos?, procesos como el municipalismo libertario, la economía eco-feminista y libertaria, así como herramientas como la Renta básica de Iguales, las cooperativas, la auto gestión, el asamblearismo, etc., nos podrían llevar hacia un horizonte : una sociedad comunal alternativa a la sociedad capitalista actual. También se advierte del riesgo de eco-fascismos para controlar los escasos recursos y de proyecto de darwinismo social, para extinción de una importante parte de la población humana.

Guerra y libertades fundamentales - Economía Directa 22-11-2015

Hoy hablamos sobre el impacto de los atentados de París y las nuevas medidas tomadas a raíz de estos en la economía europea; sobre las diferentes posturas adoptadas por los partidos políticos ante estos hechos y qué cursos de acción alternativos existen y, por último, sobre la sempiterna vuelta de los rumores sobre subida de tipos de interés en Estados Unidos. Con Alejandro Inurrieta, Jordi Llanos y José Luís Carretero. Conduce Juan Carlos Barba.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Señales peligrosas en el sistema financiero europeo - Economía Directa 13-11-2015

Hoy hablamos sobre la nueva vuelta de la expansión cuantitativa del Banco Central Europeo: el anuncio de que va a
comprar bonos municipales y regionales; sobre los rumores, de los que se hace eco Bloomberg, de que habrá mano
 dura y estrechamiento de límites al Gobierno entrante de Portugal; sobre los dos los dos fracasos de Artur Mas
de ser investido President y sobre la próxima Cumbre de París. Con José Luís Carretero y Alejandro Inurrieta.
Conduce Juan Carlos Barba.



miércoles, 11 de noviembre de 2015

El TTIP avanza si no se le combate

José Luis Carretero
El TTIP avanza si no le combate

Revista Trasversales número 36 octubre 2015

Otros textos del autor en Trasversales

José Luis Carretero Miramar
 es profesor de Formación y Orientación Laboral. Miembro del Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión (ICEA).


"Necesitamos negociar reglas sobre protección de inversiones y ISDS en el TTIP". Eso afirmaba la comisaria de Comercio de la Comisión Europea, Malmström, el 5 de mayo de este mismo año en un documento que incluía una serie de propuestas para "continuar mejorando" los estándares de protección de inversiones en el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones entre los Estados Unidos y la Unión Europea que se está negociando en la actualidad en medio de un secretismo clamoroso.
El anuncio de la comisario resultaba especialmente significativo, dado que en el año 2014 la propia Comisión organizó una consulta pública sobre su agenda de ISDS, destinada a la negociación del CETA (el Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá). La opinión pública del continente participó de manera masiva: cerca de 150.000 personas y organizaciones respondieron al cuestionario, lo que representaba un récord absoluto para una consulta de la Comisión. El 97% de ellos rechazaron de manera clara el ISDS y las propuestas de reforma del mismo. La Comisión Europea, como demuestra el documento de Malmström, siguió adelante.
Pero, ¿qué es exactamente el ISDS? ¿Por qué genera tanta controversia y qué importancia tiene para los ciudadanos que se acuerde o no, en el marco de un Tratado Internacional de Libre Comercio, como el TTIP? El ISDS es una claúsula tipo que suele introducirse en el texto de los tratados bilaterales y multilaterales de libre comercio. Lo que hace esta cláusula es remitir los conflictos derivados de la alegación del incumplimiento del Tratado por los estados firmantes, ante cortes arbitrales internacionales ad hoc. Es decir, las empresas que pretendan demandar a un Estado firmante del Tratado internacional sobre la Energía, por ejemplo, por incumplir sus obligaciones en el mismo, no deben hacerlo en los tribunales nacionales, sino ante una corte internacional establecida específicamente para ello. La corte más utilizada es el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones, dependiente del Banco Mundial).
La corte arbitral no es un tribunal, es decir, no forma parte de la organización jurisdiccional de ningún Estado ni de ninguna organización internacional. Esto tiene una serie de implicaciones: los árbitros no están obligados a utilizar, como normas aplicables al litigio, la Constitución del Estado implicado ni las normas internacionales de Derechos Humanos, sino tan sólo el texto mismo del Tratado. Además, quienes ejercitan la labor de árbitros no son jueces, sino profesionales internacionales que suelen ir rotando entre las funciones de asesores de los gobiernos, de las empresas, abogados de las partes en estos litigios, y árbitros en la determinación de los mismos. El concepto, ya suficientemente conocido en nuestro mundo cultural, de "puertas giratorias", les viene a estos señores (suelen ser señores, aunque no siempre) como anillo al dedo.
Este tipo de pleitos son extremadamente caros, y tanto las empresas demandantes como los Estados demandados suelen recurrir a un elenco bastante limitado de grandes bufetes internacionales de abogados. Hemos hablado ya de todo ello, con datos específicos, en un artículo accesible en Trasversales.
Pero, ¿hablar de esto es centrarse en algo inventado, improbable, una especie de curiosa diversión de elementos conspiranoicos que se ponen a buscarle tres pies al gato del TTIP y de (veremos) el resto de tratados bilaterales de libre comercio?
Respondamos: en estos momentos España ha recibido una auténtica oleada de pleitos ante este tipo de instancias por su reciente reforma energética. A día de hoy, nuestro país acumula 24 demandas en su contra, cuatro veces las que hay contra Rusia, el país que le sigue en número de pleitos.
La mayor parte se tramitan en el CIADI, ya mencionado. En este organismo, nuestro país es el que está en situación de demandado en mayor número de ocasiones, después de Venezuela y Argentina. De hecho, sumando las demandas en el CIADI y en Uncitral, España tiene el récord mundial de pleitos bajo el paraguas del Tratado de la Energía. Las empresas que invirtieron en nuestro país cuando se subvencionaba a las renovables, lo han demandado masivamente cuando la legislación cambió. De las 82 demandas que ha habido hasta ahora, con utilización de la cláusula ISDS presente en el Tratado de la energía, el 29 % corresponden a España. Sólo en agosto de este mis­mo año, nuestro país fue demandado cuatro veces, en algunas ocasiones por gran­des grupos transnacionales como E.ON, primera eléctrica alemana. De hecho, desde Alemania han llegado bastantes demandas, además de la de E.ON, como la de la segunda eléctrica del país, RWE, la de Rreef, un fondo de inversión creado por el Deutsche Bank, o la del empresario individual Mathias Kruck, junto a otros siete inversores, todos ellos nacionales del país germano.
Por supuesto, como decíamos, los grandes bufetes internacionales sacan un gran partido de los pleitos contra nuestro país: de he­cho los despachos Cuatrecasas y Allen & Overy han sido los más activos a la hora de demandar al Estado Español. Este último bufete ya en 2011 inició la oleada de pleitos demandando en nombre de los grupos AES Solar, Ampere Equity Fund, Element Power y otras empresas fotovoltaicas de Francia, Reino Unido y Alemania. Los bufetes más dedicados a este tipo de pleitos a nivel global también han intervenido. King &Spalding, por ejemplo, trabaja en cinco casos contra España, en algunos de ellos junto a Gómez Acebo & Pombo. E.ON ha contratado a Luther, un despacho de amplia historia, que ya destacó, entre otras cosas, en su momento, por aconsejar a sus clientes no participar en la reestructuración de la deuda griega para poder demandar posteriormente al Estado heleno, al estilo de lo hecho por diversos fondos buitres con Argentina.
Así que el asunto es real. Está pasando. Y el ISDS es un peligro efectivo, a futuro, para la soberanía y para la estabilidad económica de nuestro país.
Sin embargo, la posibilidad de la utilización de la cláusula ISDS no es el único punto conflictivo de la hipotética firma del TTIP. Hay muchas más cosas que ya se han indicado en otros artículos conexos, como el efecto laboral de establecer una zona de libre comercio con un Estado que no ha firmado la mayor parte de los convenios de la OIT, o los efectos ecológicos o para la salud humana de abrir las fronteras a productos de un país (los Estados Unidos de América) donde no rige el principio de precaución, o donde los productos transgénicos no deben ni tan siquiera ser etiquetados como tales.
Así pues, merece la pena detenerse en una visión global que nos otorgue una cierta capacidad de discernimiento de por qué este Tratado, en concreto, se plantea aquí y ahora. Veámoslo.
Habría que hacer notar que el TTIP no está solo ni aislado. Pertenece a toda una pléyade de iniciativas de “Libre Comercio” que han sido uno de los elementos centrales de la expansión global del neoliberalismo como proyecto de recomposición del régimen de acumulación capitalista desde hace décadas. Estamos hablando de la misma conformación de la OMC, en la Ronda Uruguay del GATT, de la multiplicación de tratados bilaterales de “libre comercio” como el NAFTA (entre Estados Unidos, México y Canadá) o la tentativa norteamericana de puesta marcha del ALCA (Área de Libre Comercio con América del Sur), que no terminó de concretarse por la resistencia de los pueblos y de los gobiernos progresistas de América Latina.
De hecho, en este mismo momento, paralelamente al TTIP, se están negociado al menos dos grandes tratados de importancia geoestratégica y comercial vital.
El primero es el Acuerdo de Comercio en Servicios (TISA, por sus siglas en inglés) que están negociando en secreto los gobiernos de 50 países, y del que acaba de descolgarse Uruguay después de una exitosa huelga sindical que tenía como uno de sus puntos reivindicativos esenciales el "rechazo total y absoluto" del mismo, y que trata de generar un mercado global y abierto entre ellos para rubros que van desde el agua y la alimentación, a la salud, la educación, las comunicaciones, correos, transportes, comercio electrónico, servicios financieros, venta mayorista y minorista, servicios ambientales, etc.
Los textos sobre los que se trabaja en las negociaciones del TISA (algunos de los cuales han sido filtrados por Wikileaks desde 2014) incorporan cláusulas como la confidencialidad del acuerdo hasta 5 años después de su firma, o que los Parlamentos de los países que lo ratifiquen sólo podrán aprobarlo o rechazarlo en bloque, sin capacidad para hacer adendas o salvedades para proteger los mercados nacionales. El TISA exigirá total transparencia a los Estados sobre sus compras públicas y sus normativas sobre los servicios, que deberán ser consultadas antes de su aprobación con las empresas transnacionales concernidas (al­go parecido pretende incorporar el TTIP con el llamado “Consejo Regulador” en el que las transnacionales podrán valorar las normativas comerciales redactadas en la Unión Europea antes de que se aprueben).
El TTIP y el TISA, por supuesto, están íntimamente relacionados. Forman parte de la misma estrategia "liberalizadora", en el sentido de destructora de todo límite a la expansión del régimen de acumulación de las grandes transnacionales, y privatizadora de los bienes comunes, que está en el corazón de la estrategia esencial del Capital en las últimas décadas. Y no están solos, como ya hemos dicho. Junto a ellos hay otras iniciativas importantes del mismo bloque de poder hegemónico global, como el llamado Acuerdo Trans-Pacífico de Asociación E­co­­nómica (o TPP, por sus siglas en inglés) que están negociando actualmente 12 estados: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Ja­pón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam. Pero para entender bien la estrategia esencial que se esconde tras estos tratados debemos hacer el pequeño ejercicio que recomienda Immanuel Wallerstein en un artículo reciente en La Jornada: "mirar la lista". Y así vemos quienes no están negociando el TPP: nada menos que China y la India.
¿Por qué? Sigamos con Wallerstein: "En realidad tales tratados no se basan en el libre comercio, sino más bien en el proteccionismo (…) Si un tratado incluye a algún número de estados, desde dos estados a N-1 estados (siendo N la totalidad de estados en un momento particular), esto por definición significa que algunos de los otros estados están excluidos de las previsiones de dicho tratado". Es decir, que no sólo importa quienes firman, sino también quienes no lo hacen. Aquellos que van a quedar excluidos, de inicio, de la zona de “libre comercio”.
Detengámonos, ahora, en el TTIP, que es el que nos ha llevado hasta aquí. Queríamos saber las razones últimas de su propuesta, de que se esté negociando en este momento concreto y con estos agentes específicos. Hay razones obvias, que suelen ser destacadas usualmente: los beneficios que las transnacionales afincadas en las áreas económicas firmantes van a obtener. Pero también hay razones que no están en la superficie: lo que podríamos llamar el impacto geopolítico y comercial con aquellos que van a quedar excluidos.
¿Quién está excluido del TTIP?: principalmente Rusia. La potencia emergente del Este de Europa, con una importancia estratégica esencial en lo que se refiere a la seguridad energética del Viejo Continente. El principal proveedor de gas de la Unión Europea, y un espacio económico con una creciente interdependencia económica con la misma en las dos últimas décadas.
La exclusión de Rusia debe leerse en el contexto de muchos otros movimientos estratégicos de los últimos tiempos que la tienen como centro: la expansión de la OTAN hacia sus fronteras y el despliegue de fuerzas militares en su entorno inmediato; la guerra civil provocada en Ucrania, con las consiguientes sanciones a las exportaciones del “Oso Ruso” hacia Europa; el caos desatado en Siria, tradicional aliado ruso, que podría permitir abrir el espacio necesario para poner en marcha los recurrentes proyectos de productos petrolíferos y gasísticos que, como el llamado “Nabucco”, pudieran permitir el acceso de la Unión Europea a los inmensos recursos energéticos de Asia Central sin pasar por Rusia.
Así pues, el TTIP, analizado en su contexto, no sólo abre aún más el espacio europeo para las trasnacionales norteamericanas, también lo cierra para las empresas rusas. Elimina de raíz, combinado con el resto de movimientos geopolíticos que lo acompañan, toda posibilidad de interconexión e interdependencia crecientes entre la Unión y el espacio euroasiático que Rusia trata de construir. Un movimiento estratégico de largo alcance, si atendemos al tipo de visión geopolítica que han puesto sobre la mesa analistas como Joan Garcés en su libroSoberanos e intervenidos: impedir la construcción de una gran área económica euroasiática desde Finisterre hasta el Pacífico, incluyendo la "Vieja Europa" y la "Rusia amplia" es imposibilitar la emergencia de un gran espacio autosuficiente desde el punto de vista económico y, por tanto, político, que tuviese acceso tanto a la industria más moderna, como a los recursos y materias primas esenciales. La confrontación Rusia-Europa, así, se presenta como una necesidad geoestratégica de primer orden para la subsistencia del bloque occidental, pivotando en torno a los países anglosajones, como Centro imperial del sis­tema global, y el bloqueo de la aparición de cualquier posible competidor.
Las consecuencias de estos conflictos entre potencias se miden en vidas humanas destrozadas y en sufrimientos indecibles para los pueblos, así como la “liberalización” del comercio, entre algunos países, se mide en privatizaciones, pérdida de condiciones de vida, aparición de productos insalubres y de peligros evidentes para el medio ambiente y la vida humana. Detener esa deriva es una necesidad de los pueblos. Los de América Latina ya lo hicieron con el ALCA, y en Uruguay acaban de evitar exitosamente su participación en el TISA. Es la hora de que los pueblos de Europa empecemos a plantearnos realmente qué Europa queremos: la de la liberalización económica, la insolidaridad con los pueblos del Sur y el enfrentamiento creciente con los “emergentes”, o la de la construcción de alternativas sociales y vivenciales que permitan iniciar un proceso de transición cada vez más necesario para buscar una salida cooperativa y democrática al capitalismo histórico, mientras se intercambia y se comparte con el resto de pueblos de nuestro entorno.
Plantearse esa nueva Europa lleva, por supuesto, a poner en cuestión no sólo la firma del TTIP, sino también la arquitectura esencial de la actual. Salirse, probablemente, de la cárcel del euro, para empezar a construir una Europa diferente. Pero eso es ya otro tema que merecería un debate y un artículo nuevos.


Autogestión, vivienda y apoyo mutuo en Málaga

Autogestion, Vivienda y Apoyo Mutuo

Solapas principales

  • Enviado el: 6 November 2015
  •  
  • Por: zialdoka
Versión para impresiónVersión para impresión
fotoQueremos invitaros a que acudáis a la charla-debate que tendrá lugar el Sábado 21 de Noviembre a las 19,00 h. en la sede de CGT (C/ Madre de Dios) sobre los temas "VIVIENDA, AUTOGESTIÓN Y APOYO MUTUO". 
Para esta charla contaremos con la presencia de un compañero de Madrid: José Luis Carretero Miramar. Miembro del Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión (ICEA).  Militante del Sindicato Solidaridad Obrera, actualmente participa de la iniciativa Apoyo Mutuo de Madrid. Coautor de algunos libros, como:
  • "Tu casa no es tuya, es del banco. Resistencias y alternativas colectivas frente al colapso de la burbuja inmobiliaria" (Queimada Ediciones, 2015)
  • "Palabras de barricada. Una recopilación de anarcoversos" (Queimada Ediciones, 2015)
  • "La autogestión viva. Proyectos y experiencias de la otra economía al calor de la crisis" (Queimada Ediciones, 2013)
La charla/taller pretende ser un espacio de debate colectivo sobre una de las necesidades más básicas como es la Vivienda y la respuesta que se puede generar desde nosotras contra los desahucios, okupaciones, corralas, etc.; En la misma línea de búsqueda de alternativa a los horrores del capitalismo reflexionaremos en como generara alternativas económicas que pasen por la Autogestión  y el Apoyo Mutuo. 

Al final de la charla, habrá una sabrosa cena 100% Vegana, a precios populares, para poder seguir charlando con José Luis y entre nosotros/as, tranquilamente.

Os esperamos.

Difundan: https://www.facebook.com/events/1521671471488137/