miércoles, 27 de septiembre de 2017

The powder keg Catalán: "Rajoy or Republic"

The powder keg Catalán: "Rajoy or Republic"
We entered a decisive week for the future development of the so-called "Catalan conflict". This Sunday will be the referendum called by the Generalitat, with a more or less plausible and guarantor result depending on the repression that the Spanish government decides against. We have been through weeks of tension, in which the massiveness and social rooting of Catalan protest, as well as the overtly authoritarian and repressive drift of the Spanish State, have become evident.

THE POWDER KEG CATALÁN: "RAJOY OR REPÚBLICA"
We entered a decisive week for the future development of the so-called "Catalan conflict". This Sunday will be held the referendum called by the Generalitat, with a more or less plausible and guarantor result in view of the repression that the Spanish government decides against. We have been through weeks of tension, in which the massiveness and social rooting of Catalan protest, as well as the overtly authoritarian and repressive drift of the Spanish State, have become evident.
In order to understand this intricate moment of peninsular politics, it is necessary to have clear certain previous concepts, relative to the very structure of the Spanish State, as well as to the genesis of the Catalan independence project.
In the first place we should mention the evolution of the so-called "Regime of the 78" in Spain towards an involutive and authoritarian way more and more evident. We need concepts: the "Regime of 78", so named for being born with the current Constitution of 1978, has been the historical product of the so-called "Spanish transition from Franco to democracy." This Transition, despite the mythical narrative that accompanied it in the international scene and in the media of the establishment, was nothing more than a reform of Franco's own dictatorial regime, which established, in fact, a regime that secured a shift peaceful exercise of power between two parties that eventually became almost indistinguishable in their political practice. This almost perfect "bipartisanship", because it only sometimes required recourse to the pact with Catalan or Basque nationalist forces to generate stable majorities, was justified by the generation of a social culture (the so-called "Culture of Transition" based on the idea of ​​consensus and reconciliation, obviating any possibility of resuming the previous republican experience or claiming the historic memory of the genocide carried out by the Franco regime after the Spanish Civil War.
In addition, the Transition, which incorporated as head of state for life and hereditary the king who had appointed Franco for that position, renounced the possibility of demanding any responsibility for the serious crimes or for the robberies carried out during the dictatorship. In short, the "Regime of 78" left untouched the oligarchy that has always led the Spanish economic and political life, which would then continue to lead the nation, although already with the mark of membership of the European Union.
A Spanish oligarchy that has kept the country, over the last forty years, based on a productive model based increasingly on precarious and cheap work, which underpins a monoculture of mass tourism, as well as the expansion of financed real estate bubbles for debt from Europe. Any coherent industrial policy is abandoned in the process of entry into the EU. This economic model, in turn, is seriously decomposed when, in the context of the global crisis of 2007, the real estate market collapses, in the context of a particularly tough legal order with mortgage debtors, catching hundreds of thousands of proletarian families who will be condemned to eviction and debt bondage in the face of a "systemic" financial institution sustained by a European-financed bailout, which entailed a strong process of neoliberal reforms and cuts in public services as conditionalities. such as hugely harsh labor reforms.
In addition, we must bear in mind that both bipartisanship and the real estate bubble have been generating a strong incidence of the phenomenon of political corruption in the Spanish state. In order to feed the real estate industry and the big tourist businesses, a "friendly" policy was necessary for public officials, who belonged mainly to the big parties. These, in turn, demanded, both to finance their organizations and to carry a luxury life train, the corresponding illegal commissions or favors of all types of real estate, financial entities and other economic actors. All this has caused that the representative function of the State was seen by the political class as a profession that gave right to squeeze the budgets of municipalities and state for personal enrichment itself, with almost no limits. So it is that the president of the government (of the Popular Party, conservative) has had to testify before the courts as a witness to these ubiquitous plots of corruption that would have affected the financing of his own organization.
Following the eruption of a strong cycle of popular struggles initiated on May 15, 2011 (the so-called 15-M), which indicated strong resistance to the social cuts imposed by Europe, and expressed for the first time coherent criticisms of the political architecture of the "regime of 78", the government was implemented increasingly repressive measures, such as the approval of the so-called "Gag Law", against more frequent activities in popular protests, reform of the Penal Code, or imprisonment and prosecution hundreds of trade union activists and social movements. Finally, this cycle of struggles, already in full reflux phase, was channeled into the electoral leadership, both by sectors of the previous left and by activists of the movements, through the creation of the Partido Podemos political party, as well as other related, regional spaces or municipal elections, which achieved some limited electoral success, while emptying the streets. We can, in turn, and until the last weeks, has been having an increasingly normalizing evolution within the political class of the regime, within which would accept a subordinate role, abandoning the criticism to the Transition (to put a and many demands that were fundamental keys of the 15m Movement, as well as tending to an increasingly hierarchical and monolithic internal organization.
It is here that we find the genesis of the enormous expansion of independence, or of the defense of the right to decide (not exactly the same, the first openly defend independence, the second only the need for a referendum on the subject) in Catalonia. Within the framework of the authoritarian drift of the last decade in the Spanish State, two powerful events took place in Catalonia: the rejection by the Spanish Constitutional Court, at the request of the Popular Party, of a draft Regional Statute approved by the Catalan courts, and by a referendum on citizenship; and the enormous power of the 15M movement, which came to besiege the Catalan Parliament, creating an enormous sense of danger in the local political class.
From there, two parallel processes that lead to the current situation unfold: the independentista movement, until then quite frankly minority, is becoming massive, and expanding between the popular classes and the social movements, before the failure to bring about effective changes of the 15m cycle; and a very important part of the political class (including the bourgeois regionalist forces that had historically underpinned the regime of 78, through its pacts with central governments) bet on the sovereignty process, given the impossibility of interlocution with the central government and the strong pressure that suffers from its bases.
Hence the strong ambiguity and ambivalence of the so-called "process" of independence: together with the power of the popular network formed by organizations for the right to decide or for independence, which embraces people from all social sectors, and in which it has a strong presence a parliamentary party, but declared anti-capitalist, such as CUP (Popular Unity Candidatures); we find that the direction of the process (still under enormous pressure from below) is in the hands of elements of the political class linked to the traditional Catalan bourgeoisie, who have repeatedly shown their neoliberal soul and their will to reach a negotiated agreement with the State Spanish (which essentially remains totally deaf to its offers). This ambivalence is expressed, for example, in the Law of Transiency approved by the Parliament of Catalonia next to the call of the referendum, which would accompany an eventual declaration of independence, which establishes a regime strongly presidentialist, and with no appreciable social content, for the interregnum of the Transition to the new Catalan State.
Faced with this growing powder, after the call for referendum by the Catalan regional government unilaterally, the Spanish government has responded with a huge wave of repression: arrests of political leaders, searches and seizures to get the material that could be used to celebrate the referendum (such as ballot papers or ballot boxes), the transfer of thousands of police and civil guards to Catalonia, the opening of criminal proceedings against more than 700 mayors for crimes they have not yet committed (to help with the referendum) and, above all, the application, in possible fraud of the law, of a policy designed to maintain budgetary stability to meet the requirements of the EU, to take economic control of the Generalitat of Catalonia. That is to say, application of the measures that allow the constitutional state of exception (including the placement of the Catalan autonomous police under the orders of a single command appointed by Madrid), without declaring legally such a state of emergency.
The response of the Catalan population to this merciless repressive wave has been to leave massively to the streets. Universities and schools have stopped classes, demonstrations have taken place, combative unions point to the possibility of calling a general strike after the referendum, dockers at the ports of Barcelona and Tarragona refuse to operate in support of ships in which come thousands of police every day. The conflict, in all its extension, is served.
Before him, social and popular movements could pose a number of key issues:
In the first place, it is illusory to think that the authoritarian and repressive drift of the Spanish State will only be maintained within the borders of Catalonia or will be linked only to the repression of independence. We are facing a strong "erdoganización" of the government Rajoy. The "Regime of 78", harassed, takes up in depth its strong Francoist heritage. It is clear that the entire ruling class (from the economic oligarchy, the political class and the judiciary, or even its cultural "mariachis") see the repressive escalation as legitimate, and the appeals to democracy of the Catalan population as an extremist slogan. The drive to a dictatorship not declared as such, with a strong component of exception and loss of civil rights, is increasingly accused throughout the State.
Secondly, much of the power of Catalan independence comes from its discursive capacity to generate the greater process of delegitimization of the "Regime of 78" in the last 40 years. Moreover, criticism of this regime has even become a reiterated mantra of the Catalan political class. Like We can abandon the anti-regime discourse to dedicate itself to other things, Catalanism does not stop to recover it. To recover it, in addition, affirming against him another motto endowed with a strong emotionality: the Republic. It matters little whether Catalan or Spanish, the fact is that the slogan of the Republic has specific components in the Iberian peninsula, which go beyond the institution of the Head of State. The Spanish republican regimes that have been in history gave rise to profound revolutionary processes and were drowned in blood by the oligarchy. It is a myth of difficult translation abroad, but with a clear power. "Rajoy or Republic", the last slogan of the Catalan independence, expresses definitively that what is at stake is the democracy before the dictatorship, the popular cravings of participation, against the traditional guardianship of the oligarchic sectors on the Spanish society.
This has implications for a consequent anti-capitalism: obviously a republic (whether Spanish or Catalan) is not necessarily an anti-capitalist regime or even advanced from the social point of view. But it is also true that in the power vacuum and the instability of the consolidation of the new regime, the popular movements could have possibilities of intervention and progress, if they are organized and are able to converge around common demands.
In third place. The popular movements have to have a territorial proposal for the Iberian peninsula. Territorial tensions are enormous in the Spanish state and not having a discourse on them, or resorting to the simplistic and primary visions, leaves the movements out of the political game.
This territorial proposal must combine two parallel concepts: respect for the right to decide of the people and the widest democracy, and the defense of a federal or confederal Iberian perspective that emphasizes the ties of solidarity and common work among the popular classes, in the search for a proper and autonomous discursive framework for them. The dialectic of free association must replace the dialectic of states and that of centralist imposition. The recovery of the federalist, municipalist and socialist discourse of republicanism and the libertarian movement prior to the Civil War is a necessity of the day.
In the fourth and last place: in the absence of a regionalist solution negotiated between the Catalan and Spanish political classes (an eventuality that can not be totally discarded for the post-referendum situation), the alternative that is currently being raised in the Spanish State is the following: authoritarian derivation of the "Regime of 78" or democratic deepening. The Social Revolution, at the moment, is out of the discussion and popular demands. However, the beginning of a new cycle of popular struggles through a process of democratic openness may favor the reinforcement and organization of working class organizations if it is used by it to establish its own claims and make them appear in the light of the day.
In the alternative "Regime of the 78th Republic", or "Authoritarianism or Democracy", which expresses much of the current struggles (including Catalan), the defense of civil rights, solidarity against repression, and "Right to decide" all aspects of social life (also the labor and economic) can open roads for popular empowerment.
José Luis Carretero Miramar.
http://www.anarkismo.net/article/30530

miércoles, 5 de julio de 2017

Cazarabet conversa con...José Luis Carretero Miramar

La Librería de El Sueño Igualitario

C8PHrQ0VYAAxrKt.jpgCazarabet conversa con...   José Luis Carretero Miramar, autor de “Eduardo Barriobero. Las luchas de un jabalí” (Queimada)






Nos encontramos ante un libro que cuenta la vida de un luchador, “las luchas de un jabalí”; nos las narra y nos sumerge en ellas José Luis Carretero Miramar.
El libro lo escribe, como si lo retratase, nos referimos a las luchas de Eduardo Barriobero, José Luis Carretero.
El libro forma parte de la colección  Nuestra Memoria.
Lo que nos cuenta Queimada Ediciones sobre este libro:
Eduardo Barriobero y Herrán abogado penalista, masón, novelista, republicano federal, presidente de un Tribunal Revolucionario a propuesta de los anarquistas en plena revolución colectivista, ensayista, diputado constituyente, orador, editor, preso, publicista, traductor, cenetista... Una vida apasionada y polifacética, un personaje transgresor, rupturista, creativo.
Este libro narra las aventuras y luchas de un jabalí, como denominó Ortega y Gassett a los diputados de la República, que, cercanos al anarcosindicalismo, trataron de evitar el choque de trenes entre el sindicalismo revolucionario y el republicanismo burgués. Furibundamente anticlericales, obreristas, federalistas y partidarios de las más amplias libertades civiles, los jabalís, entre los que se contaban también gentes como Ángel Samblancat (el mejor discípulo de Joaquín Costa y un publicista íntimamente relacionado con la CNT) o José Antonio Balbontín (abogado de anarcosindicalistas, poeta, y primer diputado del PCE) representaron un mundo que basculaba entre el republicanismo federal y el anarquismo, y destacaron por su inconformismo frente al intento de 'normalizar' al republicanismo.
Eduardo Barriobero (1875, Torrecilla en Cameros, La Rioja) que abandonó su plácido puesto de Registrador de la Propiedad para comenzar una vida bohemia de escritor en el Madrid del modernismo y que decía cosas tan actuales como: "Queremos que al cabo de la Revolución presente, la política no sea ya en España la profesión de quienes no tienen profesión.
Que los tribunales no vuelvan a ser como los perros de cortijo, que sólo ladran a quien va mal vestido.
Que la plutocracia)' la burocracia no sean barreras contra el Derecho y baluarte defensivo contra el propio deber.
Que el pan se reparta como el sol y el aire, que el hombre, en una palabra, no sea ya el lobo del hombre, sino el hermano del hombre."


Cazarabet conversa con José Luis Carretero:
image002.jpg-José Luis, ¿qué te ha hecho acercarte a la figura de Eduardo Barriobero? ¿qué te ha inspirado a ello?.
-Bueno. Me inspiraron varias cosas. En primer lugar un pequeño libro de Julián Bravo Vega que ya había sobre él, en el que se presenta una sucinta cronología de su vida y de sus obras. Aunque no es un texto acabado, daba una buena idea de la vitalidad del personaje, de su riqueza, de su multiplicidad, y también de su compromiso. Pero yo creo que la razón principal de que me gustara tanto es que tenía mucho que ver con el mundo en el que yo me movía. En esos momentos era todavía un abogado ejerciente, centrado sobre todo en la defensa penal de los movimientos sociales. Lo fui durante los años 90 y los primeros años del actual siglo. Pertenecía a la Asociación Libre de Abogados de Madrid. Allí conocí muchos Barrioberos, muchos letrados de los movimientos populares, de los que alguien tendrá que hacer las correspondientes biografías en su momento, como Endika Zulueta, Paca Villalba, Amalia Alejandre y muchos y muchas más. Gente que era criminalizada por su trabajo y que estaba dispuesta a llevar casos gratis y a comprometerse con una visión de la abogacía como fuerza de cambio, como algo más relacionado con la Justicia, con mayúsculas, que con la imagen del abogado exitoso, el abogado de los ricos.
-Tu condición de abogado de causas, llamémoslas obreristas y de los que no tenían voz; así como de escritor las tienes en común con Eduardo, ¿te ha ayudado esto a acercarte a él y a entenderlo?
-Sí, por supuesto. Estuve de pasante en el despacho de Endika Zulueta y de Juan Manuel Ruiz y luego ejercí por libre casi una década. Defendí okupas, militantes sociales detenidos en manifestaciones, insumisos que se negaban a ir al servicio militar, trabajadores  que eran sancionados o despedidos por su actividad sindical, mujeres denunciantes de la violencia machista, inmigrantes que buscaban su permiso de trabajo y residencia. Colaboré con la Asociación Contra la Tortura, en los años en que prohibieron su página web, con las asociaciones que defendían los derechos de los presos y de los menores infractores, con las acusaciones populares en casos de genocidio y justicia internacional como el de Guatemala con Ríos Montt. No era el más importante ni el más visible de ese mundo, pero estaba inmerso en él, así que me resultó enormemente atractivo el personaje de Barriobero, defensor de cenetistas, penalista, jurista volcado en una visión garantista del Derecho,  que quería convertir en un instrumento vivo de la justicia material, más que en una colección de sentencias muertas para la legitimación de la injusticia realmente existente.
Y, sí, también me gustaba mucho escribir. Lo hice desde la misma revista de mi instituto, donde publiqué algunos artículos y poemas. También en el boletín del colectivo autónomo al que pertenecí desde muy joven, así como en las varias revistas y fanzines que sacamos durante años, cuando todavía no existía internet. Publiqué un folleto, firmado a nombre del colectivo, que se titulaba “Contra la tolerancia. Un ajuste de cuentas con el racismo institucional”. Supongo que ahora será imposible de encontrar. Escribí en el “Molo”, en la La Haine, en Sindominio, donde me dejaron. Luego, cuando ya era docente y más pausadamente, me dediqué a escribir mucho más: artículos, ensayo, cuentos, una pequeña novela, lo que he podido y sabido. Me apasionó esa pasión de Barriobero. Escribir, narrar el mundo, tratar de comprenderlo y nutrirte de él, expresarte y devolverle al mundo algo de lo que hay dentro de tu cabeza, siempre me ha parecido un placer y una obligación militante. En este libro hay un fragmento de una entrevista a Barriobero, donde éste incide en las relaciones entre la literatura y la abogacía: “En mis informes, en mis escritos, en la elección de asuntos, vuelvo siempre por los fueros de la literatura y del arte”, dice. Cuando lo leí me recordó un pleito que tuve en la Audiencia Provincial, defendiendo por el Turno de Oficio a un politoxicómano acusado de manera bastante solvente por la policía, no recuerdo de qué. Al finalizar el juez vino hacia mí y me dijo algo así como “he leído con mucho placer su escrito de defensa, me ha recordado a una novela de Blasco Ibáñez, todo muy bien contado e hilvanado, pero no me creo nada. Voy a condenar a su cliente”. Por supuesto, recurrí la sentencia y conseguí que le bajaran la pena.
maxresdefault.jpg-Pero, además en tus libros se nota ese carácter divulgador que solo tienen los docentes que “lo sienten”. ¿Lo ves un poco así?
-Sí. Otra de mis pasiones ha sido la pedagogía, el cómo transmitir conocimientos, formar  en el pensamiento crítico y concientizar, por usar la expresión de Paulo Freire. Por eso, cuando dejé la abogacía por motivos esencialmente económicos y personales, decidí presentarme a las oposiciones de educación y no a las de juzgados, como hubiera sido más previsible.
Creo que los mundos literarios, pedagógicos y político-sociales  encajan entre sí. Nunca he entendido a esa gente que escribe de manera oscura e incomprensible, sólo para un público de elegidos, o para obtener puntos o prestigio en un proceso académico. Los intelectuales que sólo escriben para intelectuales.  Creo que hay que hacer accesibles instrumentos de análisis de la realidad a las clases populares, creo que hay que hacerlas autónomas, críticas, en una palabra, libres, y para eso hay que escribir para ellas y con ellas, además de sobre ellas y sus luchas. Mis libros son divulgativos, sencillos en la expresión, hay quien lo dice con un deje de desprecio, porque sólo escribe y piensa para una determinada casta dedicada únicamente a perpetuarse en instancias de poder. Esa crítica no me interesa. Me interesa más cuando alguien me dice “no he entendido esto, ¿lo puedes expresar mejor, más fácilmente, sin perder profundidad?”.
Hay que recordar que en tiempos de Barriobero el movimiento obrero y el republicanismo hicieron una gigantesca obra de pedagogía de masas en los Ateneos Libertarios, los Círculos Republicanos, los sindicatos, las escuelas racionalistas, los periódicos de tendencia, las revistas, las colecciones de novelas de quiosco. La gran masa de novelas cortas de Barriobero  y sus coetáneos, sería despreciable desde el punto de vista de un académico quisquilloso o de un “divino artista literario”, pero contribuyó poderosamente a la auto-ilustración de las masas obreras, a su toma de conciencia de las contradicciones fundamentales del capitalismo, al enriquecimiento cultural de sus vidas. Eso sí me parece una pedagogía de la concientización y de la liberación, más que la afectación de muchos de los intelectuales posmodernos que escriben hoy en día.
-Republicano federalista, vinculado a la CNT y que mantenía un “buen entente” con los anarquistas. Esto, “a priori” y a algunas personas les puede parecer casi imposible, pero era así…se ha conocido muchos casos. El Partido Republicano Federalista era o fue un partido integrado, sobretodo, por personas con “la mente muy abierta”. ¿Lo ves así?, ¿qué nos puedes explicar?
-Sí. El Partido Republicano Federal nace como la rama más transformadora del republicanismo, de las cenizas del anterior Partido Democrático. Los federales nunca fueron un partido al uso. En términos contemporáneos deberíamos decir que los federales era mucho más un partido-movimiento, que un partido jerarquizado de corte clásico. Era un espacio político de  una enorme riqueza, constituido por Círculos, Ateneos, revistas, periódicos, Agrupaciones locales, escuelas, logias masónicas, etc. Y estaba poblado, según  las épocas por gentes como Blasco Ibáñez, Pi i Margall, Augusto Barcia, Ángel SamblancatHildergarth Carballeira, Belén Sárraga o el propio Barriobero.
Era un partido interclasista y nutrido fundamentalmente por profesionales liberales, pero siempre tuvo una perspectiva social muy fuerte, y estuvo muy vinculado con el nacimiento del movimiento obrero español, así como con la emergencia del anarquismo. Fue Pi i Margall el primero que tradujo a Proudhon al castellano, y el federal Fernando Garrido el primero que escribió sobre el cooperativismo en nuestro país.
Las fronteras entre el republicanismo federal y el movimiento obrero nunca estuvieron del todo claras: muchos de los fundadores de la Primera Internacional en España eran militantes del Partido Federal, y muchos de los hombres más destacados  del movimiento libertario empezaron militando en las filas federales, como Ricardo Mella, Fermín Salvochea, Pedro Vallina o el propio Federico Urales. En Madrid, antes de la fundación del Ateneo Sindicalista por los obreristas cercanos a la CNT, los libertarios, los sindicatos autónomos  y todo tipo de personajes insurrectos se reunían habitualmente en el Centro Federal, como cuenta Pedro Vallina.
Eduardo Barriobero y otros personajes, como Ángel Samblancat, fueron, años después, muestra de toda una rama de los federales que se vinculó estrechamente con la CNT. Muchos de ellos eran abogados y defendían a los anarquistas. Defendían la “República Social”, un concepto que iba mucho más allá del republicanismo burgués clásico y que se refería  a un régimen de base sindical y amplias libertades civiles, basado en las cooperativas y empresas autogestionarias, en la nacionalización con cogestión obrera de las empresas estratégicas, en la separación entre Iglesia y Estado. Pretendían ser una especie de “ala parlamentaria de la CNT”, lo que nunca cuajó. Y muchos de ellos, como el propio Barriobero, participaron activamente en el proceso colectivizador de la Guerra Civil.
El republicanismo federal, en cualquiera de sus vertientes, está en el origen y en la médula de muchas de las ideas que hoy consideramos como el patrimonio clásico de la izquierda: la igualdad de sexos (Barriobero votó a favor de la concesión del voto a la mujer, cuando la mayoría de la izquierda parlamentaria no lo hizo), la reforma penal, el laicismo, las vanguardias artísticas, el cooperativismo, etc.
10432483_10205511709405564_.jpg-Y como Blasco Ibáñez estaban convencidos, amarrados a los valores republicanos, que solo llegarían a ella y a vivir con esos valores, mediante la Revolución. Amigo José Luis creo que lo tenían mucho más claro que otros de los que se creían de izquierdas, quizás lo fuesen de convicción, pero que estaban integrados en un partido de “corte clásico” y vertical… ¿Qué nos puedes reflexionar?
-Los federales tenían la revolución (con esa palabra) y la transformación social como ejes fundamentales. Y su convicción se vio muchas veces acompañada por los hechos. De hecho, entre los federales hubo siempre tendencias insurreccionales, como la comandada por el exministro de la Primera República Nicolás Estévanez, que desde París dirigió múltiples intentonas de levantamiento armado en suelo peninsular.
Mientras parte de la izquierda jugaba exclusivamente al juego político y parlamentario, gentes como José Nakens daban cobijo a Mateo Morral, o el propio Barrioberoparticipaba activamente en conspiraciones para derribar la dictadura de Primo de Rivera, mandatado por el Comité Nacional de la CNT, lo que le conllevó una fuerte contrariedad, que narro en mi libro.
SamblancatBarriobero, entrando y saliendo habitualmente de las cárceles por delitos de opinión o por su defensa jurídica de los sindicalistas, contrastan fuertemente con la figura de muchos repúblicos clásicos o socialistas que hicieron toda su carrera política entre los salones del Ateneo y los escaños del Congreso, pero nunca salieron de allí.
-Fue Emilio Castelar, uno de los presidentes de la I República, junto con Pi i Margall dos de los políticos que más influyeron en nuestro protagonista…
-Barriobero conoció a Castelar de muy joven. Se fue desde Torrecilla, su pueblo natal, a Madrid, para buscarle y hablar muy brevemente con él. Y Pi era el gran icono de todo federal, el hombre que había desarrollado toda la perspectiva del federalismo municipalista como alternativa coherente para la pluralidad territorial española. Personajes fuertes, con una larga trayectoria de lucha y una gran altura intelectual. Castelar, más individualista, liberal y unitario, Pi más socializante y obrerista. Grandes hombres de la historia de la España que hemos ido olvidando, convenientemente para quienes detentan el poder, que son prácticamente las mismas familias que en sus tiempos.
-¿Por qué se sabe tan poco de este abogado y, además, escritor? ; ¿Será porque la historia la escriben siempre los que ganan las “contiendas” tanto directa como indirectamente?
-Barriobero es un personaje maldito desde muchos puntos de vista. Los franquistas, obviamente, han sepultado su memoria, como la de muchas otras personas que lucharon por la libertad y contra Franco. Pero en el caso de Barriobero, existen muchos más enemigos de su memoria, desde el anarquismo más dogmático, que silenció la existencia de una CNT mixta, plural, rica y variada; hasta el republicanismo más burgués y centralista, que siempre le vio como un enemigo, como un “traidor de clase”, que pese a ser un pequeño burgués y un profesional liberal, se vinculó estrechamente con las posiciones del movimiento obrero; o al catalanismo burgués que también lo tuvo en su punto de mira. En vida le acusaron de todo: libertino, confidente, corrupto…le llamaban “el primer pistolero de la nación”, por actuar de abogado de los anarquistas, “encarnación de Lucifer”, por sus críticas a la Iglesia. Una vez muerto, se le sepultó tras una gran losa de silencio.
No cabe duda de que es difícil ser un personaje que siempre está en el medio, vinculando cosas que los dogmáticos de todo tipo no quieren que se vinculen (como el anarquismo y la República), traicionando los intereses de tu clase social, haciendo críticas incómodas para todos y defendiendo a los obreros perseguidos por todos los regímenes políticos de tu tiempo.
20160422_214351.jpg-¿Qué crees que se deben personalidades dedicadas al compromiso sociopolítico como los republicanos federalistas respecto a cenetistas y anarquistas o viceversa…?. Una complicidad que bien puede tener una reflexión.
-Se deben muchas cosas. La concepción radical de la democracia que manejaban los federales fue el suelo desde el que mucha gente llegó con rapidez a la idea de democracia directa de los anarquistas. El municipalismo era, también un nexo de unión entre ellos, así como una percepción no clerical del mundo. El gusto por la ilustración de las masas, por la cultura popular al tiempo que por las vanguardias artísticas. La idea romántica y bullanguera de la revolución como una realidad al alcance de la mano. El gusto por la provocación cultural y la apertura sexual y de género. Incluso el iberismo, como perspectiva federal de unificación política de la península desde la base del libre pacto basado en los municipios libres, que se puede rastrear desde las obras de Pi i Margall a las de Felipe Alaiz.
El movimiento obrero español nunca hubiera llegado a ser lo que fue sin el abono federal, que creó un subsuelo fértil para la extensión de las ideas libertarias. Los movimientos sociales amplios y con pegada real no nacen de la nada, no son el producto de cuatro iluminados con las ideas presuntamente muy claras, sino que suelen ser el resultado de un proceso de decantación de décadas, de mezclas y remezclas impuras, de un proceso de aprendizaje de masas con avances y retrocesos. Lo principal que debemos aprender de esto es que hay que mantener la mente muy abierta y el espíritu muy dispuesto al debate, no dejarse arrastrar por el dogmatismo y la pretensión de tener toda la verdad.
-¿Por qué crees que Eduardo como otros muchos, además de ser o pasar a ser como “los apartados” de la historia se mantiene sobre ellos tantos “prejuicios” es fruto de esa miseria que genera la ignorancia?
-Sí, desde luego, la ignorancia impuesta desde que, en la llamada Transición española se optara por la reforma del régimen franquista y no por la ruptura con él. Hubo que silenciar la legitimidad histórica, y hasta jurídica, del régimen republicano, y con él, toda la historia del republicanismo español. Perdimos el trabajo de generaciones de españoles que, ellos sí, fueron las generaciones más preparadas de nuestra historia. No las que más títulos tenían, sino las que más hicieron por liberar e instruir a nuestros pueblos. Si a eso le unimos la inquina específica contra Barriobero, por las razones que hemos indicado antes, tendremos una gigantesca losa sobre nuestro biografiado. Pero las losas también se rompen con el tiempo y el esfuerzo. Barriobero, en otro país, estaría en los templos de honor de la democracia. Sería un referente nacional. No tuvo más errores que sus coetáneos, ni más graves, y tuvo innumerables aciertos, en su lucha por una España más libre y más justa. Pero aquí no tenemos ningún templo de honor de la democracia, y sí múltiples estatuas y calles dedicados a un dictador genocida y fascista y sus allegados, en contra, incluso, de la legalidad.
-Amigo José Luis sabemos que eres una persona muy inquieta, ¿nos puedes explicar o dar alguna pista sobre lo que estés trabajando en la actualidad?
-Bueno. Estoy con varios artículos para publicaciones internacionales. Uno de ellos será un texto, precisamente, sobre las relaciones entre el republicanismo federal y el anarquismo para un libro. Otro, un artículo sobre el 15-m y el lenguaje  de los movimientos de resistencia a la crisis en España para una revista extranjera.
Más a medio plazo tengo dos proyectos en mente: me gustaría hacer un libro divulgativo y muy sencillo sobre el tema de los fondos buitre (para volver a los temas económicos que siempre me han gustado), y una biografía sobre Abraham Guillén, anarquista manchego heterodoxo, economista de la autogestión y teórico de la guerrilla urbana en América Latina.
Espero sacar en algún momento tiempo para todo esto...y espero que recibáis con agrado mi gratitud por hacerme esta entrevista. Un abrazo muy fuerte.



C8PHrQ0VYAAxrKt.jpg25449 Eduardo Barriobero. Las luchas de un jabalí. José Luis Carretero Miramar  
175 páginas       23 x 17 cms.
12.00 euros
Queimada

Eduardo Barriobero y Herrán abogado penalista, masón, novelista, republicano federal, presidente de un Tribunal Revolucionario a propuesta de los anarquistas en plena revolución colectivista, ensayista, diputado constituyente, orador, editor, preso, publicista, traductor, cenetista... Una vida apasionada y polifacética, un personaje transgresor, rupturista, creativo.

Este libro narra las aventuras y luchas de un jabalí, como denominó Ortega y Gassett a los diputados de la República, que, cercanos al anarcosindicalismo, trataron de evitar el choque de trenes entre el sindicalismo revolucionario y el republicanismo burgués. Furibundamente anticlericales, obreristas, federalistas y partidarios de las más amplias libertades civiles, los jabalís, entre los que se contaban también gentes como Ángel Samblancat (el mejor discípulo de Joaquín Costa y un publicista íntimamente relacionado con la CNT) o José Antonio Balbontín (abogado de anarcosindicalistas, poeta, y primer diputado del PCE) representaron un mundo que basculaba entre el republicanismo federal y el anarquismo, y destacaron por su inconformismo frente al intento de 'normalizar' al republicanismo.

Eduardo Barriobero (1875, Torrecilla en Cameros, La Rioja) que abandonó su plácido puesto de Registrador de la Propiedad para comenzar una vida bohemia de escritor en el Madrid del modernismo y que decía cosas tan actuales como: "Queremos que al cabo de la Revolución presente, la política no sea ya en España la profesión de quienes no tienen profesión.

Que los tribunales no vuelvan a ser como los perros de cortijo, que sólo ladran a quien va mal vestido.

Que la plutocracia)' la burocracia no sean barreras contra el Derecho y baluarte defensivo contra el propio deber.

Que el pan se reparta como el sol y el aire, que el hombre, en una palabra, no sea ya el lobo del hombre, sino el hermano del hombre."



_____________________________________________________________________
Cazarabet
c/ Santa Lucía, 53
44564 - Mas de las Matas (Teruel)
Tlfs. 978849970 - 686110069

miércoles, 19 de abril de 2017

Construir puentes que parecen imposibles




No es sencillo describir a Eduardo Barriobero, porque fue muchas cosas a lo largo de su vida: riojano, abogado, traductor, escritor, anarcosindicalista de la CNT, republicano, diputado y, sobre todo, revolucionario.José Luis Carretero nos ofrece la biografía de este hombre polifacético en una narración de pulso trepidante que recorre las tres primeras décadas del siglo XX en España. Un libro de historia hecho por un escritor (entre otras muchas cosas) que consigue el ritmo necesario para mantener al lector pegado a sus páginas.
 Las luchas de un jabalí es un relato de lucha, de tenacidad y también de superación, de sobreponerse a las represalias de enemigos muy poderosos. Ni la cárcel, ni los castigos físicos ni la prohibición de ejercer la abogacía doblegaron la voluntad de Barriobero, que siempre se las ingenió para encontrar un nuevo lugar desde el que aportar al cambio político y a la revolución social.
En ocasiones, la trayectoria vital de Barriobero parece encajar más con un libro de aventuras, pero se trata de historia, como confirman las fuentes consultadas por el autor, así como las referencias a figuras relevantes de la España de la restauración y la II República, desde Juan García Oliver hasta Emilio Castelar, pasando por Blas Infante o por Ramón Franco, hermano mayor de quien después sería dictador y genocida.
Eduardo Barriobero fue uno de los principales abogados de la CNT, en un tiempo en que los sindicatos necesitaban especialistas en derecho penal más que laboralistas, porque las leyes que se aplicaban a los trabajadores eran esencialmente represivas. Amigo de anarquistas y comunistas, como le definían sus adversarios en el parlamento (del que formó parte en varias legislaturas), Barriobero fue también un político que intentó conectar la corriente más obrerista del republicanismo, la federal, con la anarcosindicalista CNT, lo cual le hizo objeto de duras críticas desde el movimiento libertario. Habitar en la frontera y tender puentes no suele ser cómodo ni sencillo.
Barriobero tuvo también una actividad cultural incesante, primero como traductor (entre otros de Rabelais, creador en el siglo XVI de los populares gigantes Gargantúa y Pantagruel) y después y sobre todo como autor de novelas de quiosco, las novelas que leían los trabajadores. Fue un apasionado de la cultura obrera, dentro de un grupo de escritores que no aspiraban a constituirse como élite por encima de las masas gracias a su refinamiento estético sino a ser leídos por la mayoría y, en el caso de los libertarios, contribuir a la revolución social.
Eduardo Barriobero fue un profesional liberal que demostró todo lo que la clase media puede aportar al cambio social desde la alianza con la clase mayoritaria, la trabajadora, y lo hizo desde las filas de la CNT, un sindicato obrero que aspiraba también a defender los intereses de una parte de la clase media, la profesional, y por eso afiliaba también a periodistas, abogados y escritores.
El Barriobero letrado fue el precursor de otros abogados que años después también harían aportaciones vitales al cambio social, como los laboralistas que contribuyeron a la expansión de Comisiones Obreras en los últimos años del franquismo o los penalistas que dieron un apoyo vital a los presos comunes organizados en la COPEL contra la tortura y las leyes penitenciaria y penal de la dictadura.
El compromiso de Barriobero con la causa obrera le llevó a participar en la revolución social que se desató en Cataluña tras el fracaso del golpe de Estado del 18 de julio de 1936. A propuesta de la CNT, Eduardo formó parte de la Oficina Jurídica, el tribunal revolucionario ligado a las colectividades que constituyó la alternativa a la reconstrucción de la Generalitat republicana. Su experiencia en esta institución, por si sola ya es motivo suficiente para leer el libro de Carretero, porque aborda un tema central: las dificultades para garantizar libertad, seguridad y respeto a los derechos humanos desde la administración de justicia en un contexto revolucionario.
Como dice Julián Vadillo, historiador especializado en el movimiento libertario de principios del siglo XX y prologuista del libro que nos ocupa, Eduardo Barriobero representa a una generación de políticos, sindicalistas y militantes a los que la derrota en la guerra civil ha llevado al ostracismo, a pesar de que realizaron análisis muy certeros, tuvieron una contribución relevante a la cultura popular y supieron leer donde tenían que estar en cada momento para hacer la mayor aportación posible al cambio social.
No se pierdan el libro de José Luis Carretero sobre Eduardo Barriobero, constructor de puentes que parecían imposibles entre el sindicalismo revolucionario de la CNT y el republicanismo, y también entre la clase trabajadora y la clase media profesional.
José Luis Carretero, Eduardo Barriobero. Las luchas de un jabalí.
Queimada Ediciones, Colección Nuestra Memoria, Madrid, 2017. 175 págs.  
http://www.lamalatesta.net/product_info.php/products_id/59550