sábado, 25 de marzo de 2017

Eduardo Barriobero: las luchas de un jabalí

Eduardo Barriobero y Herrán : abogado penalista, masón, novelista, republicano federal, presidente de un Tribunal Revolucionario a propuesta de los anarquistas en plena revolución colectivista, ensayista, diputado constituyente, orador, editor, preso, publicista, traductor, cenetista…Una vida apasionada y polifacética, un personaje transgresor, rupturista, creativo…
La vida de Eduardo Barriobero acaba de ser narrada en un libro de Queimada Ediciones, que pronto estará a la venta. Una biografía que busca presentar de una manera accesible y amena las aventuras y luchas de un “jabalí”, como denominó Ortega y Gassett a los diputados constituyentes de la República, que, cercanos al anarcosindicalismo, trataron de escorar el régimen hacia las necesidades obreras y evitar el tremendo choque de trenes que se avizoraba entre el sindicalismo revolucionario y el republicanismo burgués. Furibundamente anticlericales, obreristas, federalistas y partidarios de las más amplias libertades civiles, los “jabalís”, entre los que se contaba a Barriobero, pero también a gentes como Ángel Samblancat (el mejor discípulo de Joaquín Costa y un publicista íntimamente relacionado con la CNT) o José Antonio Balbontín (abogado de anarcosindicalistas, poeta, y primer diputado de la historia del PCE) representaron un mundo, de enorme riqueza, pero luego olvidado, que basculaba entre el republicanismo federal y el anarquismo, y que destacaba por su cercanía a las vanguardias intelectuales y artísticas, y por su inconformismo frente al intento de “normalizar” al republicanismo, convirtiéndole en una salvaguarda más de las oligarquías burguesas que dominaban el país.
Eduardo Barriobero, nacido en 1875, en Torrecilla en Cameros (La Rioja). Un hombre que abandona un plácido puesto de Registrador de la Propiedad en San Martín de Valdeiglesias, para comenzar una vida bohemia de escritor radical y novelista crítico en el Madrid del modernismo, a finales del siglo XIX.
Alguien que coquetea con el anarquismo y se hace amigo del médico libertario Pedro Vallina, ofreciéndole las páginas de su revista para que defienda al anarquismo de un brutal artículo del “converso” Ramiro de Maeztu. Un republicano federal, de la tendencia más socializante y radical, que inicia una carrera política atípica, plagada de detenciones y encarcelamientos por apoyar las manifestaciones y las luchas de las clases populares. Alguien que se convierte en el principal abogado de la recién fundada CNT ( a cuyo sindicato de Profesiones Liberales se afilia en 1912), llegando a llevar más de 500 procesos contra anarcosindicalistas al mismo tiempo. Abogado, por tanto, de Sancho Alegre (acusado de atentar contra el Rey), de Tomás de la Llave (acusado del atentado contra Dato), de Juan García Oliver (acusado de ejecutar a varios pistoleros de la patronal), entre muchos, muchos otros.
Barriobero llega a diputado con el apoyo de los sindicatos obreros en varias ocasiones, durante la Restuaración borbónica. Utiliza el escaño como un altavoz radical desde el que apoya a los presos, denuncia la corrupción (incluso en el Colegio de Abogados de Madrid) o reclama libertades civiles. Mientras, escribe decenas, si no centenares, de novelas de quiosco (publicaciones cortas, destinadas para la venta a las clases populares), y otros libros más sesudos, sobre política, Derecho o Historia. Además, incluso, estrena alguna zarzuela inspirada en el Quijote y edita, para la Compañía Iberoamericana de Publicaciones, una colección de volúmenes que van desde Hegel o Maquiavelo a Bocaccio, pasando por los clásicos eróticos latinos u orientales, muchos de los cuales traduce él mismo.
Obtiene, incluso, la Legión de Honor del gobierno francés por sus traducciones de los libros de Rabelais. Se hace masón, como todo buen republicano de la época, llegando a altos grados, antes de recibir licencia en su Logia por sus recurrentes conflictos con los empresarios y republicanos derechistas, que también abundan en la Obediencia.
Porque Barriobero también es muy odiado. No en vano, lo que está haciendo es una “traición de clase”, poniéndose siempre del lado de los obreros, de los campesinos sin tierra gallegos, de los anarquistas y radicales. Los grandes y eximios repúblicos, como Manuel Azaña, le considerarán “el primer pistolero de la nación”, “el abogado de las malas causas”, en definitiva, “el jabalí”. Sus contradicciones con ellos irán aumento: tras su participación, en nombre del Comité Nacional de la CNT, en la conspiración de La Noche de San Juan, contra la dictadura de Primo de Rivera, le acusarán, sin base alguna, de confidente; tras su participación radical en las Cortes Constituyentes de la República, donde hablará de Casas Viejas, de la abolición de la pena de muerte y de la Ley de Defensa de la República, o de conceder el voto a la mujer (cosas que no gustaban a la mayoría de los progresistas del Parlamento) seguirán las agresiones y maledicencias.
Iniciada la Guerra, triunfante la revolución en la Cataluña de las colectividades, la CNT ofrece a Barriobero dirigir la Oficina Jurídica, el tribunal revolucionario constituido por el contrapoder de las calles y los barrios obreros. Se trata de una institución ligada a las colectividades y en constante conflicto con el aparato del Estado burgués que trata de reconstruirse alrededor de la Generalitat.
Finalmente, tras mayo del 37, el desarme del contrapoder obrero, y la constitución deL gobierno Negrín, la Oficina Jurídica será disuelta y Eduardo Barriobero encarcelado bajo un acusación de corrupción de la que será absuelto por el propio Tribunal Supremo republicano. Sin embargo. Eduardo continuará bajo arresto gubernativo en el Hospital penitenciario de Barcelona. Las “traiciones de clase” se pagan, no hay duda.
Finalmente, Eduardo Barriobero y Herrán, muy enfermo, será fusilado por los fascistas tras la toma de la Ciudad Condal.
Solidaridad Obrera ha contribuido a la publicación de esta biografía, junto al Ayuntamiento de Torrecilla de Cameros y la Asociación La Barranca, para la preservación de la memoria histórica en La Rioja. Desde el anarcosindicalismo tenemos una deuda enorme de gratitud con Don Eduardo, letrado de los perseguidos, auxilio de los encarcelados, bajo todos los regímenes políticos. Alguien que fue más allá del dogmatismo, guiado por un flagrante espíritu de solidaridad con la clase obrera. Un “traidor de clase”, no hay duda, que abandonó la posibilidad de una cómoda existencia burguesa para pelear y combatir como un “jabalí” por una República Social que fuese la primera fase para alcanzar el comunismo libertario.
Como autor de este libro, no puedo más que manifestar, también, mi admiración por Don Eduardo, y mi gratitud para quienes han hecho posible la edición de este texto.
“Eduardo Barriobero. Las luchas de un jabalí”, editado por Queimada Ediciones, puede obtenerse en librerías como Traficantes de Sueños (www.traficantes.net), Sin Tarima Libros (www.sintarima.com), o Enclave de Libros (www.enclavedelibros.blogspot.com).
José Luis Carretero Miramar

Los vividores del sur de Europa - Economía Directa 24-3-2017

Hoy hablamos sobre las declaraciones fuera de tono del Presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, sobre que los países del sur de Europa gastamos el dinero en "alcohol y mujeres". Debatimos sobre este tópico xenófobo y machista que se extiende por parte de la Unión Europa. También hablamos sobre el giro a la derecha en Europa, los juicios sobre los tweets de humor negro sobre Carrero Blanco y el atentado en Londres frente al Parlamento británico. Por último, hablamos sobre la balanza comercial española y su evolución. Con Jordi Llanos, Alejandro Inurrieta y José Luís Carretero. Conduce Juan Carlos Barba.

martes, 21 de marzo de 2017

¿Por qué ha subido los tipos de interés la Fed? - Economía Directa 17-3-2017

Hoy hablamos sobre la subida de tipos de la Reserva Federal y analizamos sus intenciones y sus efectos previsibles sobre la economía estadounidense y mundial. También hablamos sobre la evolución de los precios del petróleo, el resultado de las elecciones holandesas y el estado del proceso soberanista en Cataluña. Con Jordi Llanos y José Luís Carretero. Conduce Juan Carlos Barba.


martes, 7 de marzo de 2017

Feria Distrital de la economía social y solidaria de Villaverde.

Feria Distrital de la Economía Social y Solidaria en Villaverde.

11 y 12 de marzo. Paseo Alberto Palacios-Plaza Ágata.

El retroceso de la ilusión del estado como salvaguarda de unos mínimos nos devuelve a la realidad de hace más de un siglo, cuando éramos las personas trabajadoras las que, aparte de producir para aquellos que detentaban el poder y el capital, proveíamos de lo imprescindible a los más cercanos (cuidados, alimentos, vivienda, vestido...) y, a través de fórmulas asociativas como sindicatos, cooperativas, sociedades de socorro y cajas de resistencia, encontrábamos respuesta a los servicios que iban más allá del ámbito vecinal: sanidad, auxilio social y educación.
Ya han pasado 8 años desde que comenzara “la crisis”. Nosotros/as, la clase trabajadora, estamos sufriendo especialmente los efectos de la desregulación, claudicación y
desmovilización que han dado alas al capitalismo en su afán de mercantilizar todas las esferas de la economía. Una fuente inagotable de beneficios son nuestras necesidades más vitales. La burbuja hipotecaria -ese ciento y pico de endeudamiento familiar- explotó y se llevó por delante la ilusión de que podíamos vivir bien sin luchar por recuperar la plusvalía que el empresariado arranca de nuestro trabajo. La clase gestora (política, empresarial y burosindical) ha mostrado su cara más pusilánime sin respuestas ni migajas para repartir. Hay que recuperar parcelas abandonadas durante años de pacto social: nuestro futuro depende de ello. El camino ya ha sido transitado antes.
Recuperemos nuestra capacidad de producir y decidir, arrebatémosles la economía y construyámosla desde la plena igualdad, la cooperación y la autogestión para que este organizada por quienes producimos y orientada desde la racionalidad a atender nuestras aspiraciones y necesidades.
Levantemos la mirada, afiancemos el presente y olvidémonos de promesas vanas. Es nuestro momento.
CNT Federación Comarcal Sur

PROGRAMACIÓN CASETA Y ACTIVIDADES DE CNT
Asesoría social-laboral en la Caseta del Mercado Social
Sábado 11 de 10:00h a 19:00h y domingo 12 de 10:00h a 17:00h | Feria en Paseo Alberto Palacios-Plaza Ágata
Disponer de herramientas jurídicas en la defensa de intereses laborales y sociales, son imprescindibles junto a la organización social/sindical desde la base: de abajo a abajo, entre iguales.
*Caja de resistencia y recogida de aportaciones para la huelga indefinida de auxiliares del Ayto. Madrid.
Proyección: Economía colectiva. La última revolución de Europa.
Sábado 11 de 12:00h a 14:00h | Locales de CNT, Paseo Alberto Palacios nº2.
"Un documental que profundiza por primera vez en el episodio más extraordinario de nuestra historia reciente: la incautación y gestión colectiva de industrias y servicios por parte de sus trabajadores y trabajadoras."
Debate: Sindicalismo, cooperativismo y autogestión. Hacia un nuevo modelo económico.
Sábado 11 de 17:00h a 19:00h | Locales de CNT, Paseo Alberto Palacios nº2.
Con J. Corrales, Comarcal Sur CNT, José Luis Carretero y Damián Herrera, ICEA-Madrid (Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión)
CNT Federación Comarcal Sur


mercado social-Villaverde

lunes, 6 de marzo de 2017

Aprender haciendo, la transformación educativa

                 APRENDER HACIENDO LA TRANSFORMACIÓN EDUCATIVA.

  (Publicado en la revista Trasversales. www.trasversales.net)

                “Los hombres pueden hacer y rehacer las cosas, pueden transformar al mundo (…) pueden superar la situación en la que están siendo  un casi no ser, y pasan a un estar siendo en búsqueda de un ser más” (Paulo Freire).


                Los recortes de los últimos años han impactado en el mundo de la enseñanza de manera radical. Recientemente una noticia del diario Público hacía hincapié en que, desde el inicio de la crisis global, el Estado Español ha recortado más en puestos de trabajo de profesores que de policías o en Defensa. Asimismo, en la Comunidad de Madrid, la imposición de instrucciones de inicio de curso que aumentan el número de horas lectivas a impartir por los docentes en la enseñanza secundaria, así como el cierre de grupos de Formación Profesional o el desborde absoluto de las ratios de alumnos por aula, han generado el caldo de cultivo de una acelerada precarización de la función docente, compaginada con una evidente pérdida en la calidad de la acción educativa.
                Este proceso viene acompañado por una creciente deriva encaminada a facilitar la intromisión del mercado y las empresas privadas en el mundo de la enseñanza pública. Ya no es sólo que se favorezca a los colegios concertados, permitiéndoles saltarse la normativa que les impone límites a lo que pueden cobrar a las familias, o deshacerse del alumnado conflictivo que, por pura equidad en el uso del gasto público, les correspondería; sino que además, diversas fundaciones vinculadas con el IBEX o empresas subsidiarias de transnacionales, así como “chiringuitos” disfrazados de consultorías o asesorías de todo pelaje, se van introduciendo, con la excusa del fomento del espíritu emprendedor o de las competencias “light” de la empleabilidad y el liderazgo, en el ámbito de la formación profesional de los docentes o en aspectos cada vez más vinculados con la propia enseñanza de los alumnos o las prácticas laborales asociadas.
                La organización de la Formación Profesional Dual en Madrid, por ejemplo, donde la improvisación y la ausencia de visión de conjunto, se dan la mano con la privatización de funciones públicas (como la admisión del alumnado) y con la construcción de un espacio operativo de mano de obra barata, constituido por los propios alumnos, con nula o muy limitada capacidad de control y seguimiento por parte de los centros educativos; contrasta, incluso, con su  implementación en otras comunidades como Euskadi, donde el marco generado por el sistema educativo ha sabido adaptar el modelo nórdico con una mayor dignidad, o con el propio modelo alemán, donde los tutores de las empresas están sometidos a un proceso de selección, seguimiento y control por parte de los poderes públicos incomparable con  el nuestro, o donde el modelo mismo ha sido pensado y adaptado a un marco productivo concreto (la empresa media industrial basada en el  trabajo de alta cualificación) inexistente en la mayor parte de la Península Ibérica.
                Pero lo fundamental es que todo este proceso de degradación no se produce en el vacío, sino todo lo contrario, constituye una debacle silenciosa pero letal, en un momento decisivo.
                El proceso de descomposición y crisis civilizacional del capitalismo, que ha ido profundizándose y acelerándose desde la tormenta financiera del 2007, opera de manera brutal sobre el mundo de la enseñanza. Las vertiginosas transformaciones tecnológicas, geopolíticas, culturales y sociales de los últimos tiempos han puesto en jaque a un modelo educativo basado en una dinámica keynesiana y fordista. El servicio público universal de la enseñanza-fábrica, basado en el monopolio del conocimiento por los docentes y la estabilidad social ha reventado por todas sus costuras.
                Aulas multiculturales, tensionadas por una pobreza revisitada de familias de working poors y precarios de todo tipo. Conocimientos cuya misma pertinencia está es puesta en cuestión, ante la creciente marea de lo audiovisual, lo afectivo-relacional y las necesidades de la empleablidad, que muestran una agresiva tendencia a una ambigua mixtura de creatividad e innovación y simple aculturación y nuevo analfabetismo. Procedimientos que han saltado en pedazos en el vértigo, también ambivalente, de la gamificación, el Aprendizaje Basado en Proyectos y otros nuevos métodos que se mueven en la gama amplísima y contradictoria que va desde la “pedagogía de la plastilina y las lucecitas de colores” hasta la profundización de los proyectos más progresistas y transformadores. Centros en plena degradación, desorganizados, sin recursos y sin autonomía, poblados por trabajadores precarios y sobrecargados de tareas burocráticas y por jóvenes nihilistas que, muchas veces, tienen claro que para conseguir el éxito social es más importante ser caprichosamente friki (como los famosetes que salen en televisión o en las redes sociales) que conocer a Platón o a Goya.
                La debacle del modelo educativo amenaza con bloquear e imposibilitar no sólo toda posibilidad de cambio del modelo productivo español ahora mismo (cosa que, por otra parte nadie intenta) sino, también, toda transformación del trasfondo cultural de nuestra sociedad que pueda servir de suelo y sostén de un proceso de cambio social democrático y liberador en medio del caos creciente.
                Ahora que todo el armazón del sistema global cruje y se descompone, que todo cambia a pasos agigantados, y que el mundo amenaza con ser muy otro a muy breve plazo, el sistema educativo español se degrada y hunde entre la nostalgia de un mundo que ya no existe y el feroz acecho de los buitres y las hienas que han husmeado la posibilidad de hacerse con sus despojos.
                Esa es una mirada posible.
                Y es real, pero incompleta.
                La situación, como en todos los momentos en que lo fundamental está en crisis está también cargada de contradicciones y ambigüedad.
                La debacle del modelo pedagógico tradicional es también el marco de oportunidad para la experimentación con nuevas formas de enseñar y de aprender que son, al tiempo, instrumentos generadores de vivencias de lo común capaces de crear conciencia de la propia situación social y de los mecanismos que pueden ayudar a cambiarla.
                El propio vacío de la juventud arrasada en un torbellino de cambios, ese del que tanto hablamos, es también el espacio generatriz de nuevas formas de creatividad y de nuevos discursos de lo común que pugnan por encontrar un hilo conductor capaz de generar una visión de conjunto que fundamente una nueva “gran narración”.
                En este escenario, las luchas de los docentes y de la comunidad educativa en su conjunto han de superar y trascender el ámbito de lo profesional y lo corporativo (ese ámbito en el que son una y otra vez derrotadas por la maquinaria mediática de la derecha, que les enfrenta al desesperado resentimiento del resto de los trabajadores,  y por el propio conservadurismo de sus componentes y representantes sindicales) para alcanzar a ser lo que en puridad son: luchas por la textura, por los componentes esenciales, de una nueva cultura, de una base dialógica para una nueva sociabilidad.
                Dar un sentido nuevo a la escuela, construir el aula sin muros, conectada y pletórica  de flujos de saber y de vivencias de lo colectivo. Inventar una pedagogía de la pregunta, de la colaboración y de la iniciativa, frente a los degradados modelos de la pasividad o de la superficialidad. Construir pueblo también es construir las condiciones de posibilidad de una movilización educativa profunda y creativa. De una ofensiva sobre las nociones de lo que importa conocer y de cómo hemos de hacer para leer colectivamente nuestro mundo.
Decía Paulo Freire: “yo no me concientizo para luchar. Luchando me concientizo.” Aprender haciendo es, para la comunidad educativa, multiplicar las oportunidades para una nueva cultura. La cultura donde la libre potencia de los individuos alimente el caudal creador de lo colectivo.

José Luis Carretero Miramar.




lunes, 20 de febrero de 2017

Jaime Pozas, in Memoriam.

JAIME POZAS, IN MEMORIAM
Jaime Pozas de Villena falleció en Barcelona el 14 de febrero de 2017, víctima de una cardiopatía que arrastraba desde hacía años. Por esta razón médica, su óbito nos ha dolido –y mucho- pero no nos ha sorprendido. Es más, que haya muerto del corazón aquél que lo tenía metafóricamente tan grande, nos ha parecido justicia poética incluso a los que negamos que el pericardio tenga algo que ver con la emotividad.
Jaime estudió Química en Madrid. Que prefiriera una ciencia dura a las ciencias blandas (las Sociales y las Humanidades), no es detalle banal  porque nos confirma que su vida estuvo regida desde muy joven por el rigor del método empírico. Que luego intentara la dificilísima empresa de conjugarlo con la rebeldía social, es un rasgo más de su terca heterodoxia. En cuanto a los resultados de su intento, hay opiniones para todos los gustos, una cualidad de todas las  herejías -para unanimidades, ya están los rebaños-.
Según escribe en una de sus escasas publicaciones, la universidad “forma parte esencial de mi vida. Me ha valido para ser más capaz que otros y menos que muchos, de diferenciar entre artistas y técnicos, entre eruditos y sabios, etc. Por eso luché contra ella” (en La autenticidad como lucha, 1977) Como muchos sabemos, la universidad le trajo gloria y ruina hasta que fue expulsado ‘a perpetuidad’, una ‘exclusión del paraíso’ de la que siempre se sintió orgulloso.
La gloria le vino al encabezar la rebelión de los ácratas (1967-1969), una sublevación tan desconocida y censurada como imprescindible para entender la historia de la intelectualidad española, una revuelta tan original y autónoma como ninguneada a la hora de estudiar la sociedad español de aquellos años para acá. La censura sobre Jaime y los ácratas comenzó por la sistemática tergiversación de nuestra teoría y de nuestra acción que ordenó la cúpula del aparato comunista universitario; según esta Cheka, éramos un puñado de descerebrados pero peor fue que llevaran sus consignas hasta la infamia. Por ejemplo, en aquellos años, no era raro oír el rumor de que Jaime era un confidente y un provocador. Hasta aquí, el procedimiento rutinario de los herederos de Lenin; pero que lo siguieran chismeando cuando Jaime y otros estaban –o estábamos- presos desde hacía varios años, aquello clamaba al cielo. Fuéramos lo que fuéramos, desvelamos los pecados de la jerarquización universitaria y de su perversa inanidad (en su escrito antes citado, Jaime la definió como opresora, esclavista, sacralizada, insensible, amoral y un largo etcétera) hasta el punto de que podríamos decir que nos adelantamos al Mayo 68.
Claro está que, cual sucede con los prometeos, Jaime pagó la gloria con la ruina. Y no nos referimos sólo a la cárcel sino también al ostracismo que la siguió. Jaime no fue nunca el vehemente individualista que algunos se figuran. Tampoco fue un stirneriano propenso a la autofagia y al solipsismo teórico. Fue un cabal caballero de la Anarquía que, simplemente, recelaba de que la organización fuera un fin en sí misma. Él siempre insistió en que la Ética eran la ciencia, la guía y el valor supremos, muy por encima de los medios que se emplearan en la arena política. Mantuvo un equilibrio (inestable) entre la ciencia y la acción, entre lo colectivo y lo individual. Visto desde los clásicos, diríamos que anduvo equidistante entre Bakunin y Kropotkin: por su formación se acercaba al segundo mientras que, en lo cotidiano, tendía hacia el primero. Ingenuo sería quien creyera que es fácil conjugar estas dos sensibilidades anarquistas y malvado el que encasillara a Jaime en una sola de ellas.
La ruina hizo que Jaime se viera obligado a hacer de la necesidad, virtud. De ahí que aprovechara sus forzosos periplos por el extranjero (Toronto, Londres, Ginebra), para aprender del mundo del trabajo manual, una instrucción que muchos universitarios no conseguirán jamás aunque pasen años ‘proletarizándose’. Pertrechado con el conocimiento de ambos mundos, Jaime consiguió ser anacoreta rural y gregario capitalino, intelectual y obrero, militante y verso suelto. Parafraseando a otro de sus clásicos –Quevedo-, diríamos que llegó a ser el “alma para quien toda una organización, prisión ha sido”.
Y no sólo una organización como la CNT por quien, pese a sus rechazos, lo hubiera dado todo, sino que también le fue prisión su propio cuerpo. Y es que Occidente acepta actualmente multitud de opciones sexuales pero ha dejado en manos de los místicos la opción más radical: negarlas todas. Jaime aceptó ese reto porque nunca confundió el Deseo con su materialización –generalmente genitalizada-. Huelga añadir que eso le hizo blanco de chismes, por insidiosos, quizá peores que los ya padecidos en la universidad aunque, al revés que aquellos, jamás les concedió la menor importancia.
En cuanto al futuro que ya tenemos encima, añadiríamos que Jaime llegó tarde a la Cibernética; por ello, apenas hay referencias sobre él en internet. Y no podrá haberlas puesto que la autenticidad exige el trato directo entre los agentes sociales –sean, individuos, sean espectáculos- y Jaime optó por las relaciones directas, esas que se les escapan a los historiadores, esclavizados como están por los documentos físicos.
Sin embargo, ese afán por escapar de la cárcel de papel, le obligó a pagar varios peajes. De ahí que haya sido tildado de purista y de perfeccionista, de cocinero y de fraile, cuando no de ogro rústico. Pero es que, según su obra antes citada, “Mi desconfianza hacia la letra impresa es algo instintivo”. Aun así, cuando quiso, fue capaz de darles la vuelta a las palabras totémicas de la tribu occidental; de ahí que “emplearé los términos con los que fui adiestrado y los iré matizando hasta transformarlos”. Y, ¡por el santo grial de la Anarquía si lo hubiera!, que los transformó de manera que Dios, ideología, utopía, arte, modernidad, se convirtieron en mero humo de quimeras. Por ejemplo, para Jaime el diablo que acecha a los utópicos, el temido  fracaso se convirtió en una minucia despreciable puesto que “triunfar significa manejar el engaño y la astucia contra los demás; fracasar es garantía imprescindible de la sabiduría”.
Jaime “donó su cuerpo a la ciencia” y luego será incinerado. Sus cenizas se esparcirán dentro de unos meses. Nuestras condolencias a su familia y allegados, en especial a Mª Teresa, hermana, hada y bastión contra toda inclemencia. Querido Jaime, sit tibi terra levis.

                                                                                                          Antonio Pérez.

en la foto: De cañas con AGUSTIN GARCIA CALVO.
Foto © a NOVILLO

Hotline Trump-Rajoy – Economía Directa 12-02-2017

Hoy hablamos sobre qué está pasando dentro de Podemos y qué razones han motivado sus crisis internas, la baja valoración en el CIS de la formación y su estancamiento en la intención de voto. También hablamos sobre la conversación telefónica mantenida entre Mariano Rajoy y Donald Trump, los nuevos datos de la Seguridad Social, cómo está nuestro sistema de pensiones en relación con el resto de países de nuestro entorno y por qué no se produce un acuerdo generacional para solucionar sus problemas. Con José Luís Carretero y Jordi Llanos. Conduce Juan Carlos Barba