martes, 19 de junio de 2012

Antes de verte (algunos poemas).


ANTES DE VERTE.


ANTES DE VERTE.

Antes de quedar contigo
me imagino el olor de tus manos,
el calor jovial de tu risa,
el rubor carnoso
de tus mejillas.

Ya huelo,
antes de verte,
tus ojos transparentes de cielo,
la comisura cruel de tus labios,
el rizo suave en mi sien.

Y cuando te veo,
de hecho,
siempre me sorprende
como todo puede aún
mejorar.


UN VASO.

Un vaso transparente
medio lleno de agua clara
con algunas burbujas,
con brillos, instantáneos,
con poemas
guardados bajo la mesa,
entre los átomos,
azuzando a los electrones,
esperando a tu boca,
al beso de tu sed,
a la armonía de tus pestañas,
al frescor de tu mirada.


EXPLICACION.

Resentido, reprimido, frustrado.
Un pasado  y un montón
de carencias y complejos.
¿Para qué leches vale
todo ese pesado fardo?
Los poderosos nos dominan
mediante nuestras carencias,
construidas socialmente
las más de las veces.
Damos vueltas a la noria:
“No tengo, no tuve, no tendré,
no viviré una vida no vivida
que huele a miel y espliego
y, aunque hoy entre el sol
 por la ventana :
No tengo, no tuve, no tendré.
Me despreciaron”.
Hemos pagado un duro precio
por vivir más allá de las murallas.
Muchas carencias, muchos complejos.
“El espíritu libre
Es el que tiene más baja la autoestima.
La otra opción es que se sea un genio,
Y de esos hay muy pocos”.
Lo dijo Federico,
atusándose el bigote.
Esos labios que no me besaron,
esas lenguas que no se introdujeron
en mi oreja:
“No tengo, no tuve, no tendré,
ya nunca, porque soy mayor,
porque estoy gordo,
porque ya no soy bello.”
Carencias inducidas
en un organismo que, pese a todo,
está vivo y funciona
(como sea que funcione).
No carezco de nada.
Soy en situación.
“Quien tiene cubiertas
las necesidades fisiológicas básicas
puede competir con Zeus en felicidad”.
Epicuro dixit.
No tengo.
Ni falta que hace.
No tuve.
Pero arañé la cara del mundo.
No tendré.
Cuando sea viejo escribiré cuentos y versos.
Dame la mano.
No lo necesito.
No es una carencia.
No es obligatorio.
Ni siquiera estoy seguro de que sea bueno.
Pero si me la das
me acompañarás.


 HACE SOL.

Hoy hace sol
ahí afuera.
No hace una temperatura
demasiado mala.
Tengo que encontrar la sintonía
con los latidos inmisericordes
del mundo.

Hoy necesito unos ojos verdes,
un seno duro y dulce,
una conversación pausada,
un libro de aventuras,
un viejo poster de romanos.

Hoy hace sol ahí afuera,
y  escribo esto
mientras vigilo un examen,
y escribo esto
mientras me da vueltas la cabeza.

No puede ser tan difícil,
ni  tan complejo,
ni tan problemático,
que haga sol
ahí afuera.

Y que los ojos del mundo,
y los de ese sueño de ahí enfrente,
Iluminen mi conciencia.

EL BOTÓN.

Un tipo aprieta un botón.
La máquina hace una apuesta.
-bip,bip-
El breve fulgor se difunde
más allá de los mares.
Los millones se desvanecen
entre los poros de las manos
de las multitudes.

Un tipo aprieta un botón.
La Bolsa ruge,
el índice brama,
la Comisión Europea
se rasca la cara.

Tú y yo veremos el Centro de Salud
en el Museo Arqueológico,
Sección Pre-Botón,
-bip-bip-
Y el tipo se ríe,
los bolsillos repletos
del sudor
de los nuestros.



EL SABER.

El saber
que se traslada
y se difunde
entre tu sonrisa
y mi sonrisa.
Acaricia el teclado,
crepita,
brevemente,
iluminando la pantalla.
El saber nos une,
nos conjura,
nos revuelve.
Nos hace sentirnos vivos,
fuertes,
 unidos,
jugando al mismo juego.
El cristal de mis gafas brilla.
El cristal de tus gafas brilla.
La pantalla refulge.
Nuestros ojos palpitan.
El saber nos acompaña
cuando la prima de riesgo
asesina a las bacterias
-ellos dicen: son bacterias-
dejando una sombra
de dolor
e ignorancia.

GAZZANIGA.

La actividad genérica del hombre es el arte.
El arte de vivir.
La belleza no implica bondad.
Al revés, en cierto sentido,
la bondad suele ser bella.
La inteligencia sólo es bella
cuando se despliega
colmada de bondad
e inunda el mundo
de conexiones neuronales
que son como caricias.





  José Luis Carretero Miramar.




No hay comentarios: