viernes, 24 de junio de 2016

Charla en Edimburgo


El próximo día 2 de julio hablo sobre mi libro "Tu casa no es tuya, es del banco" en el Autonomous Centre de Edimburgo (Escocia), invitado por el grupo de inmigrantes españoles "Edinbugh in Protest" y por  la Living Rent Campaign del Reino Unido.

Agitar la Unión Europea - Economía Directa 22-6-2016

Hoy hablamos sobre la sentencia del Tribunal Constitucional alemán que afirma que el programa de compra de deuda de la Unión Europea es legal, pese a que había indicios de que dirían lo contrario. También hablamos sobre la posición de los diferentes países respecto a la Unión Europea, en los que hay una corriente oficialista de opinión a favor y, sin embargo, cada vez más descontento con la situación entre amplias capas de la población. Con Alejandro Inurrieta, Jordi Llanos, José Luís Carretero y Vicente Ríos. Conduce Juan Carlos Barba.

Un año en los sillones, ¿cambiando el mundo o cambiando el tapizado?

José Luis Carretero Miramar, integrante de ICEA. Periódico Diagonal
21/06/16 · 1:28
ImprimirEnviar por e-mailVersión PDF+A+A     
Acto de campaña de En Marea el pasado domingo en A Coruña. / PODEMOS
Llevamos un año de asalto institucional. Un año de ayuntamientos del cambio, de nuevas caras y figuras populares, de novedosos héroes mediáticos, más jóvenes, rutilantes y decididos.
No negaré que Errejón o Pablo son mucho más jóvenes, guapos y estilosos que Rubalcaba y Arias Cañete. Que Rita Maestre, Colau y Carmena son más simpáticas, inteligentes y chic que Botella o que la 'diablesa' Aguirre. Tampoco negaré que han hecho alguna cosa buena, como besarse en público, elevar un poquito –no mucho– el debate público del adormecido régimen del 78, o eliminar alguna testa coronada, en versión únicamente artística, del espacio público. Y quizás algunas cosas más.
Pero lo cierto es que el cambio del cambio nos ha sabido a poco. Las grandes promesas del nuevo municipalismo siguen sin cumplirse: remunicipalizaciones, banca pública, auditoría de la deuda, caza y desmantelamiento de los grandes poderes económicos locales y, más en concreto, bloqueo de las grandes operaciones especulativas urbanísticas, etc.
Y, a nivel estatal, el glorioso decorado de la confluencia de todos los que en algún momento ya estuvieron en IU, tampoco ha sido suficientemente energizante para despertarnos tras meses de jugueteos con las pequeñas astucias, los tacticismos y el fango interno. Al final, tanta virtú maquiavélica puede derivar en un amplio coro de bostezos.
La única alternativa viable a corto plazo parece ser gobernar con el social-liberalismo de Pedrito o sus congéneres locales
Todo ello, además, cuando la única alternativa viable a corto plazo parece ser gobernar con el social-liberalismo de Pedrito o sus congéneres locales, si lo tienen a bien, y les dejan, los viejos dinosaurios del Partido.
Resulta que ahora nos enteramos de que hay algo así como un “techo de cristal” para las ansias del cambio desde las instituciones. Hay un techo de cristal para los votos que se pueden sumar, pero, aún más, incluso si se gana hay un “techo de cristal” para las medidas que se pueden tomar desde los gobiernos, ya sea por la “herencia recibida”, por las “alianzas necesarias”, porque “pusimos de jefa a alguien que no se siente concernida por los acuerdos programáticos”, porque “tenemos que gobernar para todo el mundo, no sólo para los nuestros”, o “porque aún no es el momento, esperemos a ver si madura el limonero”.
Resulta paradójico, ya que algunos de ellos fueron los que nos dijeron que eran las movilizaciones las que tenían un “techo de cristal”, que se iba a traspasar, sin duda alguna, desde el voto y el 'me gusta' en las redes sociales.
Pero lo realmente preocupante no es lo anterior, sino la deriva creciente de nuestros ediles y parlamentarios hacia la normalidad discursiva y práctica. Hacia la gestión del desastre en que consiste, en lo más profundo, la política cotidiana del mundo del Capital.
Así, empieza a hacerse valer entre ellos la teoría de la 'autonomía de lo político', según la cual los que fueron elegidos desde matrices orgánicas derivadas de los movimientos, no deberían responder en nada frente a ellos. O la hipótesis –probablemente “híbrida y deseante”– de que “la legalidad es el límite de lo político”, que hubieran firmado sin duda gran parte de los Procuradores en Cortes del último franquismo, dado que la legalidad en cuestión es siempre heredada y está blindada para impedir su transformación.
Vamos, que el proceso constituyente que se nos prometía habría que hacerlo desde Bruselas o desde Washington, o renunciar a él, dada la textura de la normativa al respecto. Lo que está claro es que empieza a parecer poco probable que desde lo institucional en rebeldía, las articulaciones múltiples de los movimientos y las prácticas efectivas de lo común puedan desplegar sus efectos para dibujar un nuevo régimen.
Los movimientos –como siempre, por otra parte– tendrán que empezar a pensar en buscarse las habichuelas autónomamente, y construir su propio proceso de constitución social, desde la confluencia de las iniciativas autogestionarias, los sindicatos, las cooperativas, las asambleas populares, las fuerzas reales del poder popular.
Y eso necesita pedagogía y prácticas de ruptura. Y, sobre todo, la capacidad de evitar la cooptación y manipulación desde las nuevas estructuras centradas en lo institucional, cada vez más poderosas en términos financieros y mediáticos.
Desde la autonomía, pero con una relación inteligente con las instituciones, que parte de la vigilancia y una sana desconfianza, pero también de la utilización defensiva de los resortes discordantes y los espacios rescatables, los movimientos tendrán que jugar la baza de la movilización o resignarse a la devastación. Reconstruirse y generar nuevas instituciones de lo común, más allá y muchas veces en contra de las estatales colonizadas por el Capital, o asistir como espectadores impotentes a la emergencia de la pesadilla que nos preparan las oligarquías globales.
Por otro lado, dedicarse al circo mediático, al gesto vacío, o al sectarismo de los principios puros, podría significar para algunos un proyecto personal viable. Pero quienes queremos construir un proyecto colectivo de liberación y empoderamiento popular debemos partir de estrechar lazos y contaminarnos mutuamente, pero también de hacer explícitos los debates necesarios.

domingo, 19 de junio de 2016

Monólogos a cuatro voces - Economía Directa 15-6-2016

Hoy continuamos repasando con nuestros invitados lo que pudimos ver en los debates electorales a cuatro bandas entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno y los responsables económicos de los partidos políticos. También hablamos sobre la respuesta de las bolsas ante la inminencia de la votación sobre el Brexit y el áuge en las encuestas de la opción de salida de la Unión Europea. Hoy participan Vicente Ríos, Alejandro Inurrieta, Jordi Llanos y José Luís Carretero. Conduce Juan Carlos Barba.

jueves, 16 de junio de 2016

El Derecho, visto desde abajo


16/06/16 · 10:44
Edición impresa
ImprimirEnviar por e-mailVersión PDF+A+A     
Para cuando se escriben estas líneas, cerca de 15 jornaleros del Sindicato Andaluz Trabajadores llevan casi 20 días en huelga de hambre en Madrid, exigiendo la libertad de An­drés Bódalo.
Nahuel, Alfon y otros cuantos siguen en prisión. Los titiriteros de la discordia, junto a numerosos músicos, actores y simples ciudadanos, tienen procedimientos abiertos pordelitos de opinión, que la jungla legal vigente equipara con el terrorismo. Numerosos autores de twits indiscretos, baladronadas, simples ocurrencias o verdades como puños en 140 caracteres han tenido que visitar, como acusados, la Audiencia Nacional, como Boro, de la página web contrainformativa La Haine.
Decía Cesare Beccaria, uno de los fundadores del garantismo penal en tiempos de la Ilus­tración europea, que el estado de civilización de una sociedad podía determinarse por el estado de sus cárceles. Te­niendo en cuenta que las nuestras parecen a punto de llenarse de sindicalistas, intelectuales, jóvenes estudiantes, artistas y periodistas, cabría determinar que, efectivamente, la nuestra es una sociedad ilustrada. Qui­zás más, y ése el problema, que los estamentos que tienen que hacer cumplir la ley, y que los que la pergeñan.
Las transformaciones que han sufrido la totalidad de las normas represivas del Estado en los últimos años han sido de un tremendo calado. Tanto las normas penales como las administrativas sancionadoras se han alimentado, hasta sus tuétanos, del discurso de lo que Zaffaroni ha llamado el "derecho penal del enemigo".
Se trata de una forma de entender las normas punitivas que se aleja cada vez más del garantismo liberal clásico, inspirado en la Ilustración. Ya no se persiguen conductas concretas, en un marco de amplias garantías para el presunto inocente, sino que se persigue a sujetos sociales identificados con el sesgo de 'peligrosos', antes incluso de que cometan conducta alguna, mediante un aparato penal tentacular que alcanza todos los aspectos de la realidad y todos los ámbitos de la vida individual, transformada en transparente.
El 'sujeto peligroso' debe ser vigilado en todo momento, y sus conductas habituales, afecten o no gravemente a los bienes jurídicos más importantes, tipificadas con diligencia para poder ser reprimidas de inmediato. Los medios de comunicación, al tiempo, alimentan la hoguera de los nuevos autos de fe.
Que este tipo de legislación iba a estar destinada finalmente a los actores principales de la oposición social y política, era de esperar. La conocida vis expansiva de las legislaciones especiales, su capacidad de extenderse indefinidamente una vez han sido aprobadas, se une en este caso con las angustias y la inseguridad de un régimen discutido y debilitado. Cooptar a los líderes y reprimir a quien siga dando la tabarra es una vieja estrategia del poder.
Esta legislación, hard law en estado puro, contrasta fuertemente con las normas de derecho positivo que deben cumplir otros sectores sociales: desde un Derecho Mercantil que ha desterrado la insolvencia punible y ha legalizado todo tipo de instrumentos financieros que navegan por el proceloso mundo de la estafa impune, hasta un Derecho Laboral que busca las maneras de evitar la judicialización del conflicto por la vía de la búsqueda insomne del arbitraje obligatorio.
Quien no quiera ver un asunto de clase en la dicotomía entre hard law y cárcel para los sindicalistas y soft law y tribunales ad hoc para los inversores, no entiende de qué va el derecho postmoderno de la gobernanza neoliberal.
El liberalismo de nuestros dirigentes se agota en el laissez fairelaissez passer para los oligopolios y las transnacionales. Para reprimir a los más sí quieren Estado, mucho Estado.
Por José Luis Carretero Miramar, en el periódico Diagonal.

viernes, 10 de junio de 2016

Francia en pie de huelga – Economía Directa 3-6-2016

Huelga en Francia por Sylvain SZEWCZYK
Hoy hablamos sobre las huelgas en Francia, analizamos las características de la reforma laboral aprobada por François Hollande y debatimos sobre la efectividad de las medidas de flexibilidad laboral en casos prácticos. También hablamos sobre si existen vías alternativas de financiación de la Seguridad Social, teniendo en mente el poco tiempo que le queda al Fondo de la Seguridad Social, sobre la carta de grandes empresarios europeos defendiendo este modelo de Europa y sobre la evolución de las encuestas electorales. Con José Luís Carretero, Jordi Llanos y Alejandro Inurrieta. Conduce Juan Carlos Barba.
Fotografía de Sylvain SZEWCZYK

La propuesta de remunicipalización cooperativa del ICEA

Propuesta de remunicipalización cooperativa de los servicios públicos de limpieza del municipio de Madrid
Por Economía para todos
ImprimirEnviar por e-mailVersión PDF+A+A     
Desde el Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión (ICEA) pensamos que el proceso actual de cambio de gestión de los servicios de limpieza impulsado por el nuevo gobierno municipal de la ciudad de Madrid es una oportunidad para democratizar la gestión de los servicios públicos, y avanzar hacia un nuevo paradigma de transparencia y participación ciudadana. En este sentido, en el ICEA proponemos una remunicipalización cooperativizada de los servicios públicos de la ciudad de Madrid, que debe entenderse como un mecanismo de participación e intervención directa de los vecinos y de las vecinas en la gestión y mejora de los recursos comunes de la ciudad. Este mecanismo permitiría avanzar hacia la democratización de la gestión pública con el desarrollo y la incorporación de procesos y prácticas cotidianas de empoderamiento comunitario y corresponsabilidad ciudadana. 
La remunicipalización cooperativizada de los servicios de limpieza de la ciudad de Madrid, es una propuesta concebida por el ICEA como instrumento de cambio hacia una participación real de la ciudadanía, que tiene como objetivos la promoción de una nueva cultura centrada en la implicación y la corresponsabilidad ciudadana, que transfiera capacidades y competencias comunitarias que posibiliten el empoderamiento social, y que, finalmente, articule procesos de inclusión, a través del fomento del empleo, impulsando la cohesión social. Una de las principales ventajas que queremos destacar de nuestra propuesta es el anclaje social directo de los trabajadores cooperativistas, ya que se hallarían ligados directamente con la comunidad de referencia donde desarrollarían su actividad laboral.
El modelo económico que representa esta propuesta, satisface las ambiciosas demandas sociales que exigen una remunicipalización de los servicios públicos eficaz, que busque el interés social y que sea realmente participativa, es decir, en el que las decisiones incluyan a trabajadores, sociedad civil e instituciones públicas. La cooperativización de los servicios públicos apuesta por la democracia económica, la cooperación y la transversalidad, desde lo local hasta lo global. Esta esperanzadora vía resulta socialmente más conveniente respecto a las políticas históricamente implementadas, basadas en la privatización de lo público pero también en la gestión autoritaria y opaca de los servicios que son de todos y todas. Frente a estos modelos fallidos que tanto han posibilitado la corrupción, es necesario encontrar y poner en práctica alternativas viables económicamente, que sean deseables para todas las partes. Nuestra propuesta es también transformadora porque humaniza la economía, logra compatibilizar la cooperación con la eficiencia social y utiliza las virtudes que ofrece la democracia económica aplicándola a los servicios públicos.
La propuesta presentada pretende poner sobre la mesa una necesidad esencial de nuestro tiempo: defender los servicios públicos, para conformar con ellos los nuevos comunes ciudadanos que permitan generar la arquitectura básica de una sociedad más justa. La idea que subyace tras la propuesta es el  fomento de la participación de los trabajadores y la colectividad en el desarrollo de sus propias necesidades, de manera profundamente democrática. Necesitamos una democracia real, basada en bienes comunes metropolitanos de acceso universal, y gestionados conjuntamente por los trabajadores y los nuevos órganos de participación ciudadana.
Remunicipalizar es el primer paso imprescindible, pero dicho proceso ha de venir acompañado de la puesta en marcha de mecanismos de gestión directa y participativa por parte de la ciudadanía y los trabajadores, con el objetivo de generar la base social necesaria para que, frente a la devastación provocada por la voraz persecución del beneficio privado, podamos oponer el proceso de constitución social de una nueva realidad colectiva.
Para descargar la versión completa de la propuesta de remunicipalización pulsa aquí.
Para descargar el resumen de la propuesta de remunicipalización pulsa aquí.