miércoles, 25 de septiembre de 2013

Madrid: Jornadas Ecología y empleo

Madrid: Jornadas Ecología y empleo

Jornadas Ecología y empleo
Fecha: sábado 5 y domingo 6 de octubre de 2013
Lugar: IES Lope de Vega, C/ San Bernardo, 70. Madrid
Ecologistas en Acción organiza unas jornadas dedicadas a la relación entre ecología y empleo. Su objetivo principal es entablar un diálogo abierto y constructivo entre todas los movimientos sociales, grupos ecologistas, partidos políticos, corporaciones agrarias y, especialmente dada la temática, sindicatos, que vertebran la inmensa mayoría social del Estado español. Un diálogo que, sin rehuir asuntos controvertidos, propicie la superación de diferencias y permita la construcción de nociones comunes, en la perspectiva de ir articulando las diversas prácticas, reivindicaciones y resistencias que realicen la potencia transformadora de esa mayoría social.
Nuestra intención es que en las jornadas se analicen y debatan los varios y variados conceptos y conflictos –y los varios y variados vínculos entre ellos– que pueblan el territorio de confluencia entre el empleo asalariado en un periodo histórico de crisis sistémica del modo de producción capitalista y las exigencias de protección de un planeta amenazado por múltiples desastres ecológicos, algunos ya inminentes. Conceptos y conflictos como crecimiento, sostenibilidad y decrecimiento, trabajo, empleo y actividad humana, sostenibilidad y productivismo verde, desempleo y reparto del trabajo existente (y cuál debería ser el trabajo existente), criterios de valoración y remuneración del trabajo, modelos productivo y distributivo, sensibilización sindical del ecologismo y sensibilización ecológica del sindicalismo, etc.
Nos gustaría que de la clarificación teórica surgieran propuestas y espacios de colaboración para afrontar, desde el punto de vista del empleo, las citadas crisis gemelas, la del sistema económico y la de los ecosistemas planetarios. Crisis, por cierto, que nuestros gobernantes y sus jefes se niegan a afrontar. De la económica rechazan que sea sistémica y postulan, sin un gramo de argumentación, que se saldrá de ellas como se salió de las anteriores. Respecto a la crisis ecológica, aceptan que hay problemas, pero que no son urgentes y ya se encargará la tecnología de solventarlos.

Programa

Sábado, 5 de octubre
10:00 – 10:15
Presentación de las jornadas y objetivos
  • Nerea Ramírez (Ecologistas en Acción)
10:15 – 12:30
Mesa redonda: Puntos comunes y de fricción entre ecologismo y sindicalismo
  • Yayo Herrero (Ecologistas en Acción)
  • José Luis Carretero (Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión)
  • Pedro J. Linares (Comisiones Obreras)
  • Modera: Amparo Merino (Universidad de Castilla-La Mancha)
12:30 – 13:00
Descanso
13:00 – 14:30
Trabajo en grupos: Propuestas de decrecimiento y de reconversión por sectores de actividad
  • Transporte: Luis Cuena (CCOO), Paco Segura (Ecologistas en Acción), José Luis Ordóñez (IU).
  • Energía: Begoña M. Tomé (ISTAS), Mario Rodríguez (Greenpeace).
  • Agricultura: María Andrés (Ecologistas en Acción), Marta Piqueras (COAG), Jesús M. Castillo (SAT).
  • Industria: Jesús Pérez (CCOO), Valentín Cárcamo (CGT), Eva Aneiros Vivas (Alternativa Antimilitarista-MOC Madrid).
  • Turismo/Urbanismo: Fernando Prats (urbanista).
  • Servicios públicos: Juan Hernández (STEE-EILAS), Armando Ojanguren (Solidaridad Obrera), Sol Sánchez (ATTAC).
  • Cuidados: representante ESK, Rafaela Pimentel y Margarita Martínez (Territorio Doméstico).
15:00 – 16:30
Comida.
16:30 – 18:30
Mesa redonda: Problemas, experiencias y metodologías para una transición justa
  • Laura Martín Murillo (Sustainlabour)
  • Manuel Garí (Fundación 1º de Mayo)
  • Modera: Juan Escribano (Universidad de Almería)
Domingo, 6 de octubre
10:30 – 12:00
Mesa redonda: ¿Es posible ir avanzando hacia otra economía para repartir el empleo?
  • Jorge Riechmann (Ecologistas en Acción e Izquierda Anticapitalista)
  • Iosu Balmaseda (ESK)
  • Borja Barragué (Ecopolítica)
  • Modera: Laura Mora (Universidad de Castilla-La Mancha)
12:15 – 13:00
Debate en plenario: Colaboración ecologismo-sindicalismo, propuestas de trabajo y perspectivas de futuro
  • Dinamiza: Comisión de Economía de Ecologistas en Acción de Madrid
13:00 – 14:00
Conclusiones



sábado, 14 de septiembre de 2013

Crónica del IV Encuentro Internacional "La economía de los Trabajadores"

CRÓNICA DEL IV ENCUENTRO INTERNACIONAL “LA ECONOMÍA DE LOS TRABAJADORES” (Publicado en el periódico Contramarcha, nº 64, órgano de Solidaridad Obrera-Metro).


                Del pasado 9 al 12 de julio se celebró en Joao Pessoa (capital del Estado de Paraíba, Brasil) el IV Encuentro Internacional  “La Economía de los Trabajadores”. Se trata de una reunión global de activistas, académicos y operarios de fábricas recuperadas, cooperativas e iniciativas autogestionadas, organizada por el Programa Facultad Abierta de la Universidad de Buenos Aires y la Incubadora de Emprendimientos Solidarios (INCUBES) de la Universidad Federal de Paraíba.
                A ella han acudido gentes de distintos lugares, como Argentina, Brasil, Venezuela, Cuba, México, Uruguay, Australia, Sudáfrica, España o Colombia,  sin ánimo de ser exhaustivos. Las tres primeras ediciones del Encuentro se celebraron  en los años 2007, 2009 y 2011, en Buenos Aires (las dos primeras) y en Ciudad de México.
                En la cita de Joao Pessoa se debatió  todo lo relacionado con las distintas experiencias e iniciativas autogestionarias que recorren en la actualidad América Latina, desde las fábricas recuperadas argentinas o brasileñas, a los consejos de trabajadores puestos en marca en las “industrias socialistas” venezolanas . Proyectos que conforman el esqueleto en formación de un nuevo sistema económico capaz de poner la productividad humana al servicio de las poblaciones y no a las personas a servir a los mercados financieros, y que está naciendo en los poros de la sociedad capitalista.
                También se habló de las transformaciones crecientes del mercado de trabajo global y de la segmentación de clase trabajadora y su precarización (que en la Periferia del sistema capitalista alcanza cotas que no hemos visto aún aquí) e informalización, así como de las perspectivas de construcción de un nuevo discurso alternativo, capaz de unificar y alimentar a las fuerzas sociales que se oponen al actual estado de las cosas. La necesidad de la construcción urgente de un “nuevo socialismo”, con una clara fundamentación democrática y autogestionaria, donde las cosas se decidan desde la base y que sea capaz de edificar y plantear alternativas reales y vivenciales, al tiempo que se confrontan solventemente las injusticias, es el nuevo “fantasma” que recorre el globo en estos inicios del siglo XXI, y no estuvo ausente en los planteamientos del Encuentro.
                Durante la reunión se celebraron siete Mesas Temáticas, con la intervención de expertos internacionales y participantes en los distintos proyectos, así como se presentaron, en talleres paralelos, una gran cantidad de ponencias y comunicaciones sobre los más variados temas relacionados con la economía solidaria y la autogestión. Contamos con la inestimable presencia de gentes como Andrés Ruggeri, David Barkin, Celia Pacheco, Ricardo Antunes,  Flavio Chedid, Edi Benini, Henrique Novaes, Marco Gómez Solórzano, Silvia Díaz, Derrick Naidoo, Enrique Galicia, y muchos otros y otras que dejo sin nombrar por razones de espacio o de mi frágil memoria.
                El que escribe estas líneas tuvo el honor de participar en la Mesa Temática nº 2 (“Autogestión y sindicalismo”), junto a un representante de la Central Única de Trabajadores del Brasil y a Claudio Nascimento. Fuimos presentados por el profesor argentino Carlos Martínez, y mi intervención versó sobre la experiencia histórica del cenetismo: como la autogestión fue siempre un elemento esencial de sus planteamientos, y como estos cuajaron en las colectividades agrarias e industriales durante la Guerra Civil. Asimismo, hablé de las nuevas experiencias autogestionarias ligadas al sindicalismo español actual, como las ocupaciones de tierras del Sindicato Andaluz de Trabajadores (Marinaleda, Somontes…), o los proyectos asesorados o relacionados con el ICEA.
                También tuve el innegable placer de presentar una ponencia en los talleres, relacionada con la emergencia del Movimiento del 15-M y sus vinculaciones con las nuevas experiencias autogestionarias que están dándose por toda la geografía ibérica. Proyectos como el del “Er Banco Güeno”, en el distrito de Palma-Palmilla (Málaga), las “Corralas” andaluzas, o el Mercado Social de Madrid, que configuran crecientes tentativas por superar la situación de desarticulación económica y social a que nos quiere condenar la Troika.
                El Encuentro finalizó con una visita al asentamiento del Movimiento de los Trabajadores rurales Sin Tierra (MST) de Zumbi dos Palmares (en el mismo Estado de Paraíba), donde pudimos ver en su salsa las formas de organización del principal movimiento campesino de América Latina. Un movimiento que tiene entre sus principales notas definitorias la democracia interna, la pedagogía de masas y un ecumenismo ideológico que deja las puertas abiertas a la participación de todo tipo de gentes.
                La experiencia del Encuentro ha sido altamente enriquecedora y enormemente nutritiva. El abrazo de las gentes que, en todos los lugares del mundo, están construyendo las alternativas reales al actual desbarajuste, es cada vez más necesario. Compartir experiencias, aprender, convivir, conocer los límites y las potencialidades de las prácticas y los discursos de los demás, y debatir con ellos y ellas, es la única manera de desarrollar un pensamiento transformador a la altura de las complejas circunstancias de la actual crisis civilizatoria global.
                La calidez de las gentes, la ternura y la riqueza de la experiencia, fundamentan algunas de las bases de unos Encuentros de alto nivel global, que están llamados a contribuir muy poderosamente en la construcción de la nueva economía solar, autogestionaria y solidaria del nuevo tiempo.
                Si usted aún no sabe lo que es una empresa recuperada, es todavía inconsciente de las potencialidades de nuestra clase. Anímese a conocer.
                José Luis Carretero Miramar.




viernes, 6 de septiembre de 2013

Hacia el contrato único temporal renovable

Por José Luis Carretero Miramar (publicado en el blog "Economía para todos", del periódico Diagonal: https://www.diagonalperiodico.net/blogs/economia-para-todos/hacia-contrato-unico-temporal-renovable.html-0)
Hace unos días, nuestra siempre alegre Ministra de Trabajo, es de suponer que bajo la atenta mirada de la Virgen del Rocío, que todos sabemos que está para esas cosas, sorprendió (quizás, no tanto) a todos los asistentes a una de sus comparecencias con una noticia de supuesto calado: la inminente transformación de la legislación laboral española de manera que, donde antes había decenas de tipos de contratos de trabajo, aparezcan finalmente sólo cinco.
                Se trata de un avance decidido en una dirección marcada y deseada desde antes, incluso, de la actual crisis económica, por parte de la gran patronal patria y de los principales círculos burocráticos europeos, diligentemente puestos a su servicio. La dirección de la conformación de un Derecho del Trabajo constituido por una única forma de contratación: el llamado (valga la redundancia), contrato único.
                Ya en el Libro Verde “modernizar el derecho del trabajo para afrontar los retos del siglo XXI”, dedicado a la llamada flexiseguridad, y aprobado por la Comisión Europea en el año 2007 (antes, por tanto, de la caída de Lehman Brothers y de toda supuesta “urgencia” animada por la crisis) se recomendaba a “determinadas formaciones nacionales europeas” (que no se concretaban con nombre, apellidos, y título de Reino, pero que era fácil determinar cuáles eran) la institución de este “contrato único” que, parece ser, todo lo va a sanar y enmendar, en medio del vértigo del desempleo que nos atenaza. Desde entonces, las atronadoras voces de FMI, OCDE, UE, y algunos grupos concretos dentro del 15-M, han hecho un magistral coro a los deseos de Arturo Fernández, Rossell y sus ilustres predecesores.
                Pero, ¿de qué hablan? ¿qué es eso del “contrato único”? ¿Se trata de una novedosa, y hasta deseable, medida de simplificación administrativa que, como por ensalmo, va a contribuir también a reducir la “dualización” del mercado de trabajo, favoreciendo a precarios, temporales, subcontratados y demás perdedores de la irrefrenable “descentralización productiva” que acompaña la irrupción del “nuevo” capitalismo?
                Permítasenos hacer una breve reflexión premonitoria que, como todas las predicciones, es especialmente vulnerable a las numerosas  limitaciones que implica el recurso al método empírico y al estudio de los precedentes históricos. Mucho nos tememos que lo que esos señores (esos, en concreto, en este país, en concreto, en este momento, en concreto) van a poner en marcha es, ni más ni menos que  un  “contrato único temporal renovable”, pero, eso sí, sin causa.
                Sí, una relación laboral en la que, aunque sea formalmente indefinida, la indemnización por despido improcedente (es decir, sin causa lícita, no lo olvidemos) va creciendo, desde la casi ausencia a la actual, en función de la antigüedad alcanzada, no es , en puridad, ni más ni menos que un contrato equivalente a los actuales temporales que se puede, si se quiere, renovar tácitamente si se asume el aumento del pago final. Y si no, pues a otra cosa mariposa, ya contratamos a otro “indefinido” sin antigüedad. Y, además, que quede claro, como este contrato es “fijo” no necesito tener una causa concreta para hacerlo (la realización de una obra, la existencia de un aumento de demanda…). Me basta querer y saber, gustar y probar.
                Y podré iré decidiendo durante el transcurso del contrato si usted es indefinido (llega a tener la indemnización actual) o temporal (me lo quito de encima cuando quiera con la misma indemnización que si hubiera finalizado su “obra”). Al fin y al cabo, la esencia de todo el asunto es que le puedo despedir, en todo momento, sin justa causa para ello: el llamado despido improcedente. Sólo tengo que estar dispuesto a pagar el precio, y si este es menor al principio, miel sobre hojuelas.
                Y luego les intentarán enturbiar a todos los pequeños empresarios y autónomos con empleados de este país la razón por la que nadie entra a comprar en sus tiendas. Señores:  ustedes no necesitan que les dejen usar un nuevo látigo sobre las espaldas del empleado, el bar Manolo no compite en la bolsa de Shangai. Ustedes necesitan que los trabajadores cobren dinero suficiente para tomarse unas cañas. Elevar eso tan raro de la demanda agregada. No sólo la de los ricos, sino la de todas las clases subalternas. No sé por qué me da que Lagarde, Olli Rehn y Rossell no se pasan toda la tarde en el bar Manolo. Es un suponer.
                Así que si queremos un contrato único que favorezca la salida de la crisis, tendrá que tener derechos. Aunque haya que renunciar a pagarle el festín de las últimas décadas a la banca patria y los especuladores internacionales.
Y si lo que queremos es una sociedad realmente democrática y socialmente justa tendremos que……….(pruebe a levantarse de su sillón y rellene con un acto de valor cívico y solidaridad esa ignominiosa línea de puntos que hemos dejado sostenerse sobre el vacío de nuestros corazones y cabezas en las últimas décadas)